07 agosto, 2006


Una cuestión de confianza




El optimismo de la voluntad. La buena noticia:

ETA y Batasuna han sido derrotadas

El pesimismo de la inteligencia. La mala:

Aún no se han enterado

14 comentarios:

Lucía dijo...

Se digieren mucho mejor las cosas con humor. Y tu no debes de ser muy humano, porque estas muestras de ingenio tan de mañana...

Ella dijo...

Lo de Jaúregui es que no tiene un pase... El que quería ser el heredero de Arzalluz, ahora va y dice que necesitamos un pacto para definir el "nosotros" vascos. Pues está apañado, el pobre. A mí lo que cada vez me cuesta más es saber si somos de los nuestros...

antecessor dijo...

A más a más, el amigo Jáuregui vuelve a sacar del armario el concepto de post-nacionalismo. Se le ha olvidado que él mismo lo puso de moda hacia 1993. Y qué vino después? Que apareció el nacionalismo más asilvestrado posible, el del pacto con ETA, el de Lizarra, el del Plan Ibarretxe. Así que, porfa, Ramón, no jodas otra vez con el post-nacionalismo. Aprende de tu propia experiencia.

Madrastra de Blancanieves dijo...

Si este Jáuregui tiene problemas para reconocerse en el "nosotros", podría empezar "a poquitos". Tengo un espejo, espejito, que empieza por definir cómo es el "yo" en relación con el "nosotros", el "vosotros" y el "ellos".

También puede recurrir a la fuente de Narciso.

louellaparsons dijo...

Si Jaúregui quiere conseguir un pacto para definir "el "nosotros" vasco", le puede ayudar la declaración del PNV en su centenario en el año 1995. Aporta muchas ideas a este tema que siempe le ha quitado el sueño a Jaúregui.

Declaración del Centenario (1995)

Nosotros: hijas e hijos de Euskal-herria, de este pueblo que habita y trabaja en esta encrucijada de Europa desde antes de que haya memoria histórica de hombres, hoy, en los umbrales del siglo XXI, declaramos libre y firmemente que:

1.- Euzkadi es nuestra Patria.

2.- Los vascos de los seis territorios constituimos un mismo pueblo unido por su origen y por su voluntad, dueño de sí mismo, sin que reconozcamos y acatemos otra soberanía.

3.- La lengua de nuestro pueblo es el euskera, constituyendo su recuperación e implantación una absoluta prioridad para cada uno de nosotros.

4.- La libertad y la justicia son bases de nuestra convivencia. Jamás aceptaremos tiranía ni servidumbres, como jamás las aceptaron nuestros mayores.

5.- Nadie es más que nadie y todos nos debemos respeto en nuestras ideas, decisiones y actos. La única discriminación que aceptamos es la positiva en favor de los disminuidos por nacimiento o por causas sobrevenidas. La calidad humana de nuestra sociedad ha de medirse sobre todo por la consideración de que gocen entre nosotros los menos dotados o los más frágiles.

6.- Ningún pueblo es más en dignidad que otro. Rechazamos el racismo, la opresión de un pueblo por otro, y defendemos el derecho a ser, a existir y a vivir conforme a su voluntad, carácter y valores de nuestro pueblo y de cualquier otro.

7.- Rechazamos el empleo de la violencia en causa alguna, salvo en la elemental defensa si nuestro pueblo fuere agredido con la fuerza de las armas.

8.- Constituye también una prioridad para nosotros la recuperación y cuidado de nuestro entorno, de nuestros pueblos, de nuestros montes, campos, ríos, bosques o calles.

9.- Aceptaremos como a un hermano a todo aquél, sea cual sea su origen, que quiera compartir con nosotros la suerte de nuestro pueblo.

JURAMOS fidelidad a la causa del pueblo vasco, sin contraponer jamás el interés particular al de la Patria. Porque el sentido de pertenencia a una Patria en peligro es el que ha unido antes y une ahora a todos nosotros, letrados e iletrados, profesionales, gentes de la industria, del campo y del mar, así como a comerciantes, a funcionarios o policías, a hombres y mujeres, a mayores y jóvenes

Por más diferencias de formación, de credo, ideología, nivel económico o prestigio social que haya entre nosotros, nos une desde nuestro ser de vasco, el instinto y la voluntad de salvar y potenciar a nuestro pueblo y a nuestra lengua, y el empeño de darle aliento en este tremendo cambio histórico.

Este es nuestro juramento, que pronunciamos conscientes de lo que su guarda ha costado en sangre, destierro y cárcel a tantos de nuestros mayores, y que prometemos guardar por encima de nuestras miserias individuales y de los avatares de los tiempos.

amamajoxepi dijo...

Es la tercera vez que intento pegar un comentario. La edad no perdona, supongo y eso que entreno con el brain-academy.

Puestos a consensuar el nosotros vascos yo pido que sigamos el punto octavo de la Declaración del centenario del PNV. Hagamos una Ley de la Limpieza y sancionemos a los marranos que manchan las calles y plazas, obligándoles a limpiarlas. De paso, nos autodeterminamos de la posmodernidad educativa y hacemos una ley de educación que exija conocer la geografía mundial, leer y escribir correctamente en euskera y castellano, así como matemáticas básicas antes de los catorce años.

amamajoxepi dijo...

Claro que también podríamos hacer una ley contra el Tocomocho político y un detector de rufianes. ¿Se imaginan un país sin marranos, con niños obligados a sudar la camiseta estudiando y sin estafadores políticos? Gentes de todo el mundo querrían ser vascas y vascos.

Eulalia dijo...

Jáuregui vuelve por sus lares. ¡Qué lío tiene este hombre en la cabeza! Pasan los años, y nada, no hay quien pueda con él. Zapatero le dio un poquito de vidilla y otras vez a teorizar sobre los nuestros, los otros y los de más allá. Que si, pero que no, que quizás, que no dice nada, que si acaso, que es posible, que otros saben más, que él espera pero no confía. ¿Por qué no disfruta de las fiestas de Vitoria y se olvida de que un día fue alguien?

Gaspar A. Noiko dijo...

Batasuna y ETA no se han enterado de su derrota. Nosotros tampoco.

eneko beltza dijo...

Amiga Eulalia, no creo que Zapatero le haya dado vidilla a Jáuregui. Creo que nadie le ha hecho caso. Otra cosa es que él haya llenado portadas y portadas en El País dando doctrina, como si fuera el cerebro gris de la cosa. Pero sólo eran portadas de periódico. No había nada detrás.
Eso lo reconoce hoy en la entrevista:

-¿Por qué da la impresión, a veces, de que usted es más escéptico sobre el final de la violencia?

-(Sonríe) No, soy más prudente. Mi esperanza es que los que están más cerca del asunto transmiten mucha convicción.

Traducción: no se nada, pero los que están cerca del asunto dicen que va bien. O sea, un acto de fe, porque saber lo que se dice saber, nada de nada.

Perpleja dijo...

Muy bueno lo suyo, Eneko. Y este tío, cuando le llaman los periodistas para entrevistarle, ¿por qué no dice que llamen a los que están cerca del asunto? Y los periodistas, ¿por qué se empeñan en preguntarle a este pobre sobre cosas que no sabe?

Eulalia dijo...

Pues porque los periodistas actúan así, llaman a quien no tiene nada que decir.
Conversación habitual en una redacción, sea de prensa, radio o tv a propósito del "proceso de paz";
-¿Qué más podemos hacer del tema? ¿A quién podríamos llamar?
-No sé, hemos hablado con Imaz, con la Errazti (alias 'la pelos'), con Madrazo (un abrazo, que diría Santiago), Larreina estos días no se deja, los empresarios tampoco quieren largar más porque dicen que todo el mundo se les echa encima
-¿Y si entrevistamos a Otegui, igual ya nos concede una entrevista?
-Ojo con eso, que Batasuna es ilegal aunque sigamos yendo a todas sus ruedas de prensa. No vamos a ser nosotros los primeros porque si no dirán que con quién estamos en esto.
-Pues no nos quedan muchas alternativas: Egibar no porque Imaz se mosquearía.
-¿Y si entrevistamos a Jáuregui?
-¿Otra vez?, pero si nunca dice nada claro, y además no se entera de la fiesta.
-Ya, pero él siempre está dispuesto, y es majo, a la gente le cae bien. Además la entrevista es para un lunes, o sea que...
-Pues vale, hala, llama a Ramón

El duende de las linotitipias dijo...

Real como la vida misma, eulalia.

eulalia dijo...

Así es. Y no pierdan la vista a los próximos diez días, algún periódico editado en el País Vasco publicará la inefable entrevista de agosto con Rodolfo Ares, superviviente e intrigador donde los haya, como Rubalcaba pero en su vertiente vasca -aunque sea gallego de origen- y con menos luces, claro. Acepto apuestas a que sale la entrevista, y el mensaje será de firmeza para los terroristas y sus acólitos y de ningunear al PNV. Más apuestas.