09 abril, 2009

Malos tiempos para la lírica. Y para la ironía

.
.
.









.


.
.

.

.
.
José García Domínguez se hace eco en Libertad Digital de mi columna de ayer en El Mundo: 'Un Gobierno de especialistas'. Juraría que lo escribí con voluntad irónica. O de broma humorística, si ustedes quieren. Y héte aquí que Gª Domínguez, al que la ironía no le resulta un recurso desconocido, pone mi amable analogía de Pepe Blanco con Michal Kalecki como el "clímax del delirio". Es este párrafo:
'Así El Mundo, que en el clímax del delirio ha llegado a equiparar a ese alter ego del Buscón Don Pablos con Michal Kalecki, el genial autodidacto polaco que se adelantara a Keynes en la formulación de los conceptos clave de la Teoría general. Y es que ya deben faltar menos de cinco minutos antes de que descubran en el corruto de Palas de Rei a un nuevo Miguel Hernández. O quizá a la genuina reencarnación de Jorge Luis Borges, que también pudiera ser. País cómico, España.'
Léanlo entero aquí. Como Gª Domínguez no es ningún estúpido, habrá que buscar otra explicación, no sé, las prisas, los nervios, aunque debo admitir que no es la primera vez que me pasa. Hace unos años, en una crónica local para El Correo, me tocó escribir sobre un lobo que hacía estragos en la cabaña ovina de Orduña. Denunciaban los pastores que la fiera venía de la parte de Burgos, lo que aproveché para escribir: De Burgos tenía que venir. Ya sabíamos que de allí no podíamos esperar nada bueno desde que Sabino Arana escribió su magistral obra de teatro 'De fuera vendrá...', donde el villano era un tipo de Burgos, llamado Filomeno Cordero, que con malas artes usurpaba una plaza en la Diputación. El puesto de trabajo correspondía en justicia a un euskaldun, un chico ejemplar, hijo de familia cristiana y vasca, que, además de perder el puesto de trabajo, perdía a la novia en aquel drama, porque el tal Filomeno también se la levantaba... ( no es textual; no tengo a mano el archivo).

Hubo en mi pueblo, Covarrubias, (Burgos) quien empapeló los bares con fotocopias del artículo y propuso nombrarme 'persona no grata'. Un buen amigo mío trató de explicar al soliviantado patriota local que era una ironía, figura consistente en sugerir lo contrario de lo que se dice literalmente, a lo que respondía el otro agitando la fotocopia: "A mí no me vengas con polladas. Yo, lo que pone aquí".

En fin, así está el tema, pero ya, puestos, quiero aclarar a Pepe García Domínguez, a quien leo y seguiré leyendo, que tampoco debe tomarse en sentido literal los dos últimos párrafos que seguían a mi glosa sobre la idoneidad de Blanco para dirigir Fomento y su comparación con Kalecki:

Esto es lo que Zapatero considera «un equipo fuerte para ganar el futuro». El propósito es noble y pertinente. Una vez ganado el pasado gracias a la Memoria Histórica, procedía meter mano al porvenir con un Gobierno de peso político, no con un gabinete de técnicos. La diferencia entre ambos es que los técnicos calculan la resistencia de los materiales, el efecto del gasto público sobre el empleo, cuestiones menestrales. Los políticos, en cambio, se ocupan de diseñarnos la felicidad.

Los consejos de ministras y ministros de los viernes deberían empezar con una jaculatoria apropiada: «No sabiendo los oficios, los haremos con respeto. / Para enterrar a los muertos / como debemos / cualquiera sirve, cualquiera... menos un sepulturero». Lo escribió León Felipe, que no era doctor en Poéticas, sino licenciado en Farmacia. Ay, madre.

Creo que alguna vez he comparado a Zapatero con Churchill. Menos mal que aquel día no me leyó. Parece, después de todo, que un Juan Carlos Escudier entiende mejor las ironías en su sección 'Merienda de medios' de Público, tanto las mías como las de Gª Domínguez:

En ABC, Ignacio Camacho la emprendía con Chaves, “el eslabón perdido del felipismo” y “el paradigma de la indolencia y la desgana”. Se ve que al andaluz le cae tan bien su paisano como Trinidad Jiménez a Santiago González: “No es médica, pero tiene experiencias internacionales, lo cual nos vendrá muy bien por si hay que combatir el beriberi o el dengue”, certificaba el columnista de Ramírez.

Para encontrar florilegios semejantes del nuevo ministro de Educación, rector y catedrático de Metafísica, había que leer en Libertad Digital a José García Domínguez, del que se sabe que es de Lugo y que dejó de ser de izquierdas: “¿A qué extrañarse de que don Ángel Gabilondo de Santillana y Prisa, Conde de los Okupas, el mismo genio precoz que terminó la carrerita de Filosofía y Letras a la muy respetable edad de 31 años, esté llamado a poner coto al fracaso escolar?”.


52 comentarios:

Dr. Asclepio dijo...

Sorprendente don Santiago, en verdad, la recurrencia del malentendido. García Domínguez no ha visto la ironía tan frecuente y sutil en su escritura. ¿Quizá esa propensión a la búsqueda de contrarios? ¿O tal vez no le ha leído nunca a usted? Parece raro. Mire, que España es lo que tiene. Nos peleamos hasta con quien coincidimos. Es una manera de ser más fuerte que nosotros mismos.
En todo caso ¿de dónde van a venir los lobos si no es de Burgos? ¿Es que queda algun lobo en Vascongadas? Bueno sí, pero de dos patas.
Saludos y, por favor, no deje de seguir empleando la ironía. Es que ésta es la madre de este blog.

antxeta dijo...

No se lo tenga en cuenta don Santiago al señor García Domínguez. Son las prisas y las pantallas, que a veces le bailan a uno los ojos. El señor GD es buena gente. A veces una pizca pedante pero es que antes era profesor.
Saludos.

talco dijo...

Poquísimas personas saben ser irónicas sin salpicar, y usted es una de ellas. Y lo es utilizando ese don de la buena manera que decía B. Wilder y que, con toda seguridad, usted recordará perfectamente (no lo pongo aquí, que ahora sólo tengo el conceto y no lo explicaría bien.)

También seguiré leyendo al catalán, sus análisis sobre la política en su tierra me parecen poderosos. E interesantes, lo que ya tiene mérito, dado lo aburrido del tema.

Es usted un extraño lujo, D.Santiago y aquí se acaba tanto halago, producto del miedo a que usted se corte un pelo.

jalapeñas relleñas dijo...

Dando la vuelta a lo que se dice con ironía, ¿conviene, por tanto, que un ministro de sanidad sea médico?

rostro pálido dijo...

Tal vez sea mejor como ministro de sanidad alguien que conozca intensamente los quirófanos desde el punto de vista del usuario:

Yola Berrocal. Por ejemplo.

luigi dijo...

O personas con gran experiencia en series de televisión que traten sobre asuntos médicos:

Emilio Aragón. Por ejemplo.

jalapeñas relleñas dijo...

(Risas)
¿Que un ministro de defensa sea militar?

Pussy Cat dijo...

Y visto que dada la situación, no se debe despreciar ninguna alternativa, propongo para el Ministerio de Sanidad al Brujo de Pamplona.

churruca dijo...

Hablando de idoneidad para el cargo, no querría dejar pasar la oportunidad de reivindicar aquí la figura de D. Luís Roldan, eximio Director General de la Guardia Civil. Un hombre que conocía el crimen de primera mano, y no por lo que había leído en los libros.

Pussy Cat dijo...

Para los despistados; Bajo la cabecera de hoy hay otra publicada a temprana hora, con algunas aportaciones con enlaces interesantes. (Perdón si resulta demasiado obvio).

luigi dijo...

Y si es de defensa personal: un karateka.

jalapeñas relleñas dijo...

Entiendo que dicen que no es necesario. Que la ironía sobre la nueva ministro era un poco gratuita (el dengue y tal).

enrique zubiaga dijo...

Pepe, ¡te queremos!.

luigi dijo...

El conocimiento nunca está de más, véase el caso de Emilio Aragón o el fomento de Don José Blanco.

MariscalZhukov dijo...

Comprendo la frustración de don Santiago. Esto comienza a tener el sentido de humor de una piara. Pero para convencerles de que no hay que chapotear siempre en el lodo con lo peor les recomiendo el artículo más bonito que he leído probablemente en años. Y no les oculto que leo muchos. Es la Tercera de ABC que hoy nos regala Eugenio Trías. No tengo palabras para describir la emoción que me ha producido.

ballestilla dijo...

Roma no paga traidores

O si?

Feroz dijo...

Patrón, esto no se hace.

Me pego un madrugón de aúpa, en día festivo para mas inri, y saca otra cabecera.

Dr. Asclepio, en el escudo de Bilbao hay un par de lobos, si no recuerdo mal.

enrique zubiaga dijo...

Mariscal.

Extarordinaria la tercera de Trías. Aquí tienen el Mache, dich, mein Herze rein . Que lo disfruten.

García Francés dijo...

Pobre, Sr. García Dominguez, no pilla la finura, el esprit. ¡Qué lástima!

Por cierto, me encanta ver aquí al Sr. Zubiaga, soy asiduo de su blog. Bienvenido, amigo.

La jodida bohemia de Mayo del 68 – Última entrega

Publicado en la revista literaria SINALEFA de New York

En el Hotel Médicis vivimos contentos sin importarnos sus escaleras tambaleantes de alfombras sucias, raídas, su olor a ajo, a fritanga y a especies, pues todos cocinábamos en las habitaciones. Tampoco nos molestaban los alborotos de un batallón de soldados negros y latinos, huidos de las bases militares norteamericanas en Alemania y llegados a Paris para evitar ser enviados al Vietnam. Recalaban allí aguardando que organizaciones pacifistas los trasladaran a Suecia donde no había extradición para el delito de deserción.

Mientras, encerrados en sus habitaciones, escuchaban un rock ensordecedor pinchándose heroína que, jeringuilla en mano, ofrecían generosamente por los pasillos repletos de tipos alucinados por el LSD. Parecía el infierno, pero, nunca, nadie buscó problemas conmigo.

Aquel tiempo fue un baño de civilización mientras los estudiantes gritaban “la imaginación al poder”, quemaban coches, tiraban piedras a los gendarmes y, en la calle, estallaba el famoso Mayo del 68 en el que todo progre de mi edad dice que estuvo. Yo sí estuve, aunque trabajando, no lanzando adoquines.

Manifestaciones, revuelta callejera, barricadas, cargas policiales y detenciones y, por primera vez, trabajé como reportero para un griego que me daba una miseria por cada carrete impresionado que le llevaba.

Así fotografié todo lo que sucedió en el Boulevard Saint Germain y el Saint Michel, en el Odeón, la Sorbona y, sobre todo y, desde dentro, el largo encierro de los estudiantes en el Liceo Luis le Grand. Justo enfrente de mi hotel, al que algunas veces me escapaba para dormir, comer o visitar a mi novia. En fin, podría aburrirles más con Paris, pero ustedes no se lo merecen.

Sólo un apunte más. Después encontré trabajo en un estudio fotográfico de publicidad en la Rue de Castellane, detrás de La Madeleine, y durante casi dos años rendí a plena satisfacción de mi jefe, un belga hijo de exiliados españoles, que estaba feliz conmigo.

Una mañana me llamó para decirme que debido a la crisis, una nueva ley prohibía que los extranjeros ocuparan cualquier puesto de trabajo que necesitara un francés. Me pagó y me dio un abrazo llorando porque, según afirmó, era un buen trabajador y tenía mucho futuro como fotógrafo. Me estafaron. Como pasa aquí con los inmigrantes cuando ya no se les necesita.

Nunca, hasta el mes pasado, quise volver a La Madeleine, ni a la plaza de la Concordia, ni pasear por el Faubourg de Saint Honoré, en aquel barrio en el que por fín me sentí persona y que llegué a considerar mi barrio. Tan querido como el Barrio Latino.

Otra vez me vi en la calle y sin trabajo, aunque había aprendido mucho como fotógrafo de publicidad, conseguido sortear la trampa de las drogas y el dogmatismo de los partidos políticos, así que, decidí volverme a España para hacer el servicio militar. Pero, eso ya es otra historia, amigos.

La jodida bohemia de Mayo del 68 – Última entrega

Porka Miseria dijo...

Don Jalapeñas, no le busque tetas a las moscas. El problema no es estrictamente la titulación. De ahí la comparación con Kalecki. La ironía, que se le ha escpado a Pepe García Domínguez y por lo visto a usted, está en la comparación de los dos personajes, de la obra escrita de Kalecki con el blog de José Blanco.

El problema de Trini es su falta de capacidad en general. Soria no ha sido un buen ministro, pero al menos sabía de qué hablaba.

De eso me ha parecido que trataba todo el artículo del patrón. Como contraejemplo, Elena Salgado es licenciada en Económicas, mientras Solbes y Rato no lo eran. Pero la comparación es ridícula. Elena Salgado es una supersecretaria, de la estirpe de Mª Teresa: limpias, eficientes, trabajadoras y dogmáticas, pero nunca pondrán reparos a los caprichos del jefe. Me temo que para hacer frente a la crisis hace falta otro perfil. Ese, me parece a mí, es el último sentido de la penúltima ironía del artículo: para enterrar a los muertos vale cualquiera... menos un sepulturero.
Fíjese mejor, hombre.

Feroz dijo...

Mariscal, podría recomendarle a su amigo Tertchs, que muestre en su programa de la tele el último blog de Yoani Sánchez, que cuenta (con un mensaje del propio régimen) lo que le pasa a un empresario, por hacer negocio y fomentar la cultura, en la Cuba de los Castro "brodels", que tanto apoya el gobierno de España.

Sr. Zubiaga, que tal le va, en su exilio de Burkina Fasso, al bueno de Gorka Taplines.

kehre dijo...

Pues García Domínguez ha insistido en la tertulia de "La mañana", pero qué torpe. Creo que le ciega su odio contra "El Mundo", o quizá es que tiene que escribir y analizar por encima de su capacidad. En fin.

Lindo Gatito dijo...

Preocupante. ¿Adolece nuestro sentido del humor de una entropía acelerada asomándose peligrosamente al horizonte de sucesos del agujero negro español que nos hará desaparecer del mapamundi de Bilbao?

O bien, un poco menos trágico, ¿nos estaremos niponizando en España?

En su magistral libro "La vuelta al mundo de la risa", Pierre Daninos incluye en su epígrafe "La risa amarilla" una seria advertencia sobre los japoneses y sobre la necesidad de prevenirles cuando se quiera utilizar con ellos cualquier tipo de ironía. Cuenta lo que al parecer es una anécdota clásica, que le ocurrió al profesor Hackin, eminente orientalista y conservador del Museo Guimet, visitando Tokio.

Con el auxilio de un intérprete entró en una tienda para comprarse una estilográfica y estuvo largo tiempo husmeando entre la mercancía que se le ofrecía hasta ver de pronto, en el escaparate, una que le hizo tilín.

- Esta me gusta -se la señala al dependiente-. Pero -añade al ver que ha empezado a llover a cantaros en la calle-, ¿no tendrá usted este mismo modelo con paraguas en la punta, verdad?

El intérprete traduce, el dependiente desaparece, reaparece al cabo de un minuto y comenta algo con una gentil reverencia. El profesor pregunta si ya puede pagar y marcharse.

-Hay que esperar la respuesta.

-¿Qué respuesta?

-Usted ha pedido una estilográfica con paraguas; el empleado ha telefoneado a la fábrica... Tendrá usted la respuesta dentro de un cuarto de hora.

No sabe el miedo que me da que el nuevo gobierno de España esté de un japonés subido, en ese sentido. ¿No se comentó que la ministra de Igualdad tenía un jardín Zen* para meditar? Pues eso.



*Y eso que el Zen tiene en la ironía una de sus potencialidades, pero eso la ministra no lo domina y seguirá buscando, con toda seriedad, la respuesta al Koan: "¿Cuán es el ruido que hace una sola mano al aplaudir?"

jalapeñas relleñas dijo...

La ironía tiene un ámbito de aplicación muy estricto. Desironizando: la nueva ministro de sanidad no sabe de patologías, ni de farmacología, etc. Por ello, si su lectura del artículo es la correcta, entonces la ironía es gratuita. Por broma, como diría el Sr. Casamajor. Con ello quiero decir que, como nos enseñanaban en el bachillerato, no se quiere en realidad dar a entender lo contrario de lo que se dice. ¿O sí? Lo cierto es que en mi opinión no queda muy claro. O es una ironía "operativa", con lo que el artículo (según su lectura) es confuso, os es una ironía "por broma", o sea, retórica gratuita (chistosa, eso sí).

uno, que arregla zapatos dijo...

"Nos peleamos hasta con quien coincidimos."

Lo peor, Don Asclepio no es que nos peleemos, sino que buscamos pelearnos con "too quisqui"…

No sabes, Sonsoles, la cantidad de "gallos" que pueden ser "españoles"

Feroz dijo...

Gatito, ya me gustaría que el gobierno de España, se comportase como los japoneses.

Entonces, el amigo "Arruinator" Solbes tendría que haber salido por la tele, y después de hacer unas cuantas reverencias como las que vimos aquí el otro día, pedir disculpas a los españoles, por la faena que ha hecho durante el tiempo que ha estado en el machito.

No nos tome el pelo con esas cosas de que la ministra Bibi sabe algo del Zen. Salvo que nos quiera decir que es una "zenutria" integral.

Lindo Gatito dijo...

No, FEROZ. La ministra no sabe del ZEN ni que ese fue, también, el nombre de una plan gubernamental (Zona Especial del Norte) para combatir a ETA.

Ojalá que el gobierno español se portara con algo, un ápice, del código de honor samurai. Lo que he dicho es que carece de todo vestigio de sentido del humor, como lo prueba la contractura permanente del ceño del señor Blanco, que se le ha quedado así, incluso relajado (y no hay botox que lo remedie), por carecer del menor don de la chispa, ni retranca gallega, ni finezza latina.

No es que el humor sea el bálsamo de Fierabrás, naturalmente, pero su ausencia total es una desdicha que hace que los tragos de los remedios que nos veamos obligados a empercutirnos sean más amargos y repugnantes o, lo peor de todo, sosos.

candela dijo...

¡Qué día más raro, por Diossss!

Entro y me encuento con un día doble y así como bifurcado.

Como en el otro día, que es también el mismo día, ya les dí los buenos días, me excuso de hacerlo en este día que es el mismo.

Un lío.

Quizá Gª Dominguez se lió también por algunas otras razones. Peor para él.

Brazil dijo...

Cierto, Mariscal, un artículo el de Trías conmovedor. "Dios es sinónimo de Vida", escribe.

Tengo fresca la memoria. Como tengo costumbre hacer casi todos los años el sábado pasado estuve escuchando La Pasión de Bach, en el Auditorio Nacional. Coincido plenamente con Trías al resaltar ese momento de la pieza: "al atardecer, cuando refrescaba".

Y otro más, lleno de esperanza, bondad y belleza:

"Aunque me apartara de ti,
ahora he vuelto;
tu hijo nos ha reconciliado
con su miedo y su dolor mortal.
Yo no niego mi culpa;
pero tu gracia y tu piedad
son mucho mayores que el pecado
que siempre encuentro dentro de mí".
La Pasión. JS Bach.

PD. Felicidades, Mariscal. Y le recuerdo que fue en 1896 y no 1987. Todos somos ya muy viejos, pero estamos en Semana Santa.

enrique zubiaga dijo...

Brazil, ¡qué envidia!.

viejecita dijo...

Dos cosas que pienso;

- Para ministro de sanidad, nunca un médico, (que los médicos son insaciables,) que se comería él solo todo el presupuesto nacional. Mejor alguien que sepa de economía, de organización, y que tenga una mano de hierro en un guante de terciopelo. Y sea muy diplomático. Esto descarta a "La Trini".
Haría falta alguien como fue Segovia Arana, (que sí era médico pero que también era un administrador excelente).

- Que el nuevo ministro de fomento sabe mucho de propaganda, bastante más que su predecesora.
A ver si se fija un poco en como respiran los madrileños, hartos de soportar obras que además no van a ningún sitio, y aprovechando la ocasión de la crisis, da carpetazo y hunde en el pozo del olvido el proyecto para el disparatado túnel del AVE, bajo los aparcamientos nuevos, (se están construyendo ahora), de la calle de Serrano.

luigi dijo...

Ministerio del Fomento de Don José Blanco.

Yoquese dijo...

Si no me fomento, ni mi padre ni Indalecio Prieto estarían orgullosos de mí

Artanis dijo...

Lamento el roce entre el patrón y Domínguez, a quién leo... Un malentendido, supongo.* Para mí que se trata de que se ha creado un gobierno tan abstruso, tan incompetente de salida, tan grotesco y ominoso que todos estamos poniendonos ya un poco nerviosos... puede que estemos abandonando ya el espacio cabal para la ironía y el humor y nos estemos acercando a tiempo y lugar dedicados al cabreo hispánico puro y duro. Va a ser que no nos dejan otra...
********
Remarco lo dicho por mí ayer respecto al nuevo Ministerio de Cinematografía... se acaba de sellar el radical divorcio con la mitad de la sociedad española que ni disfruta del cine español como industria -a pesar de pagarlo en parte con sus impuestos- y ahora, además, ve cómo los gangsters ya no van a la bodega a que el cantinero les pague la coima... ahora lo hacen en plena barra y esperan que miremos a otro lado para que no se sientan ofendidos. Esto clama por un más que justificado boicot.
********
¿Algún comentario acerca de las amargas declaraciones de Bárbara Durkhop en El Mundo acerca de Rosa Díez?

García Francés dijo...

Con permiso de D. Fernando Savater, y de los agnósticos y ateos del blog.

Jueves de Pasión

He dejado el campo para bajar a Madrid, empujado por la necesidad de acercarme a la espiritualidad, a la tradición mística. Son las seis de la tarde y en las iglesias repican las campanas. Es Jueves Santo y, en España, ha roto la Pasión.

Hoy se celebra la Última Cena y la institución de la Eucaristía. El Santísimo Sacramento quedará abierto a la vista de los fieles en un altar despojado de todo adorno. Las procesiones y las tres caídas del Hijo de Dios. Por la noche la Adoración y la Hora Santa.

El Cristo de Mena, llamado de la Buena Muerte. Trasladado por La Legión el Jueves Santo en Málaga.

Nuestro Padre Jesús Nazareno El Pobre y María Santísima del Dulce Nombre, el Divino Cautivo, Jesús del Gran Poder, son mis procesiones de descreído en Madrid.

María Santísima de la Esperanza Macarena. La madrugá en Sevilla. ¡Dios mío, cómo envidio a los creyentes!

Jueves de Pasión

Artanis dijo...

*
Me olvidaba de esta nota...
Quería hacer constar que, paradójicamente, en este momento de gran debilidad de RodrígueZ y sus cuates, la derecha mediática y sectores que no son derecha pero son críticos con esta socialdemocracia, se están diluyendo o navajeando en la oscuridad...
Girauta se pira de varios medios o programas, la COPE despide a sus dos principales locutores (eso parece en este momento), el departamento de noticias de esa cadena se pone a mimar ministros, el inefable Pedro J. no se atreve a malmeter con la ViceVogue aunque la meta hasta el corvejón (¡ay,ese voto valenciano y corrupto...!) ya que -al fin y al cabo la nombró mujer del año- y a Sebastián ni una cosquilla, porque... ¡para uno en el Ejecutivo que comprende la importancia de lo nuclear!... (aunque tenga tannnnn mal gusto para las blusas...)

Santiago Gimeno dijo...

Mea culpa de García Domínguez.

c.hoyos dijo...

¡atención, tropa!


Los Corticóglez podrían comenzar a cotizar en el mercado

luigi dijo...

Las Infraestructuras las carga el diablo. Magdalena Álvarez, como una bala.

Lindo Gatito dijo...

Esto... BALLESTILLA... ¿Está usted por los aledaños, o pillada en algún atasco?

Lindo Gatito dijo...

Maravilloso, emocionante, sublime... No hay palabras.

Si no lo han hecho ya, vayan al Blog de Enrique Zubiaga y pinchen allí el enlace de esa extraordinaria versión de aria inmortal de Bach.

Con respecto al permiso genérico que nos solicita a algunos Don García-Francés, que por mí no quede (aunque no sé qué pinta aquí Fernando Savater, pero si hace falta, le llamo y le consulto, aunque ya me sé su respuesta, que faltaría más, que por Dios...).

Guardo un recuerdo imborrable de una Semana Santa de hace unos veintisiete años, cuando estaba yo solo en casa con mi hijito de cinco, viendo una procesión retransmitida por la tele. El niño estaba muy atento a lo que veía y, cuando la cámara enfocó a una extraordinaria talla de un Cristo yacente, con los ojos como platos no pudoi contener más su pregunta, acuciante:

- Aitá... ¿Eze Jezuz ez de verdá o eztá dizecao?

El gracioso ceceo del pequeñín se le pasó del todo. Ahora es padre feliz de una extraordinaria criaturita y recuerda aquél lance, cuando su padre le tuvo que explicar, como pudo, que aquél Jesús no era de verdad ni estaba "disecao", que era una escultura, una estatua, esa manía que tenemos los humanos de erigir monumentos a lo que nos es imposible.

Palmiro dijo...

La ironía es un recurso que cada vez se entiende menos, y menos aún en lenguaje escrito. De ahí ese frecuente y tirando a tonto recurso onomatopéyico: "je, je...", con el que el interlocutor nos comunica que está de broma.

Contenedor Amarillo dijo...

Gracias don Luigi por abrirme los ojos. Había visto semejante pedazo de retrato de Pipino de Eristal y me había bajado demasiado,supongo que por el susto.

catalina dijo...

Caramba qué despiste, el maestro. Reflexión de hoy, por supuesto de chufla: tengo una bruma mental grado 7 en la escala de Gª Domínguez, así que mejor me retiro...

Contenedor Amarillo dijo...

Pues García Dominguez debe de ser el único que en España asume sus pecados y entona, cual saeta al viento, un mea (con perdón) culpa.

Bravo por él.

Pussy Cat dijo...

Estooo, no es por incordiar, pero la visión de las procesiones que retrasmiten en todas las cadenas me tiene cada año mas asombrada. Hasta en Bilbao las organizan, con saetas incluidas.
Niñitos monísimos vestidos de nazarenos, madres arrobadas llevándoles por el camino de la profudísima fe cristiana,a imagen de sus papás, que cargan toneladas sobre sus espaldas con un esfuerzo inexplicablemente absurdo. La pasión, nunca mejor dicho, que levantan a su paso las figuras torturadas de Cristos, Vírgenes y demás Santos está en la línea (superándola) de aquellos negritos que adoraban sus ídolos y por los cuales hacíamos cuestaciones en entrañables huchas con miras a su salvación. Una de las procesiones me llama aún más la atención; es la de los Caballeros Legionarios, que desfilan en una exibición de brazos y torsos musculosos, que no pasará desapercibida entre el mujerío que los contempla. Muchos de ellos van llorando a moco tendido, asombrosamente convencidos de que en aquella nebulosa de imágenes, saetas y demás parafernalia haya algo real que les redima de sus pecados. ¿Alguien creyente entre la tripulación podría explicarme si hay algo más que folklore e histeria colectiva en estos eventos?. ¡Ah! Tampoco se me oculta el fomento que tanto entusiasmo generará entre la gente hacia esa Iglesia que alardea cada año de semejantes manifestaciones.
¿Y bien?

Aitor Mento dijo...

"Hasta en Bilbao las organizan, con saetas incluidas"

Y por qué no ? En otros sitios hay procesiones de paisanos vestidos de cocineros y tocando barriles...

Contenedor Amarillo dijo...

Yo de las procesiones sólo sé que la palabra mozorro siempre me ha gustado, por su sonido.. será. No sé...

catalina dijo...

Bien por las disculpas de José García Domínguez. Chapeau.

Lindo Gatito dijo...

A mí lo de las saetas en el Bilbao de Sabino me parece de perlas. En general, no me gustan. Pero creo que en el Bocho me sonarían divinas.

Contenedor Amarillo dijo...

No puedo con las saetas ni con los quejíos... en general con el folclore me pasa.

Menuda nochecita de mono radio para un insomne desconsolado... hasta la SER se pone de mozorro, hoy que les quería dar una oportunidad, que cosas... A estos últimos no hay quien les entienda (más), por cierto.

uno, que arregla zapatos dijo...

Bien está lo que bien acaba.

Uno (no uno) no esperaba menos del señor Domínguez. Un gran articulista. Pero sobre todo es García "visible". Y eso, en la España periférica, es mucho.

Tres hurras por él:

hip, hip, ¡hurra!
hip, hip, ¡hurra!
hip, hip, ¡hurraaaaaa!