03 mayo, 2007

En ¡Basta Ya!

Nikita y Maleni, políticos en campaña


Santiago González
.
Nikita Khruschev era un hombre original. En el viaje que hizo a Estados Unidos en septiembre de 1960, aprovechó su visita a la ONU para aplaudir de manera no convencional: se quitó uno de sus zapatos y golpeó repetida y entusiásticamente con él en el pupitre. En aquellos mismos días mantuvo una reunión con un grupo de periodistas, a los que explicó: “Los políticos son siempre lo mismo. Prometen construir un puente aunque no haya río”.

La ocurrencia podría tener un pasar si no fuese por la alteridad en que inevitablemente incurren los servidores de las dictaduras al hablar de los políticos (de los países democráticos): ellos no se consideran miembros de ese club. Franco, que era un especialista, y además gallego, no perdía ocasión: “haga como yo, amigo mío, no se meta en política” le decía a uno de sus visitantes. Bueno, a decir verdad, él lo practicaba con mucha largueza y no sólo para definir a los políticos de oficio. Contaba Díaz Plaja que en una visita a Oviedo, ciudad natal de su mujer, en los primeros años cuarenta, asistieron ambos a una cena con que les agasajaron los notables de la ciudad. En un momento dado, Carmen Polo preguntó por un profesor al que conoció de jovencita y se hizo un ominoso silencio en la mesa. Lo rompió Franco, al decir con su voz atiplada: “creo que a ese lo fusilaron los nacionales”.

El premier soviético no concebía que hubiera otras funciones para un puente que vadear el río. Por ejemplo, la moda. En una de las aventuras de Asterix, el jefe galo de la aldea de Serum, Prorromanix, decide construir un acueducto. “Pero jefe”., le replica uno de sus súbditos, “no necesitamos un acueducto. El río atraviesa nuestra aldea y…” “¡Pues desviaremos el río!¡Un acueducto hace romano!”, sentencia irremisiblemente el jefe. Algo así pasa con nuestros políticos locales cuyos mandatos vamos a refrendar en este mes. O no. ¿Se han fijado en que no hay ciudad española que no cuente con un magnífico palacio de Congresos? Tampoco hay capital de provincia y aun me atrevería a decir cabeza de partido que no tenga su propio festival de cine. Un alcalde genial puso hace años un certamen cinematográfico en Peñíscola, ciudad en la que no había cine el resto del año.

La definición de Khrushev podría parecer un rasgo de ingenio cuando en realidad se trataba de una descripción naïf. A un político cuya continuidad en su cargo no depende de la voluntad de los ciudadanos expresada en papeletas de voto, una promesa que no se va a cumplir o cuyo cumplimiento fuera un acto absurdo, se le antoja una estupidez. No son lo mismo nos políticos que otros. Entre los profesionales que ejercen su oficio en democracia hay que distinguir entre los de monte y los de granja, los seis mil euristas orgánicos o de partido y los seis mil euristas con cargo institucional. Los segundos no están forzosamente mejor formados intelectual o académicamente que los primeros o ‘pepiños’, pero tienen que atravesar dos pruebas: hacerse en primer lugar con la confianza de los primeros, que son los que hacen las listas y competir después con los candidatos de otros partidos.

Tal vez resida aquí la explicación de la inquina que se puede advertir en algunos de estos partidos hacia un sistema educativo que tienda a la excelencia. Quizá se trate de una desconfianza del subconsciente que les lleva a impedir que de las futuras generaciones de universitarios salgan profesionales de fuste que puedan disputarles ventajosamente el cargo en un futuro.

La cuestión no está en la necesidad de la obra, sino en su inauguración. Nuestros pueblos y ciudades son un hervor permanente de obras públicas durante el mandato municipal. Todas ellas van rematándose puntualmente en los tres meses anteriores a las elecciones locales, a punto para que el titular pueda hacerse la foto de campaña. Bueno, todas menos las de Bilbao, porque como Azkuna ya sabe que va a repetir se permite planificar más a largo plazo.

¿Cómo no entender el desasosiego de Jaume Matas, que después de gastarse 100 millones de euros en un palacio de la Ópera, no se lo dejan inaugurar por entender la Junta Electoral que el acto vulneraría las normas electorales? Es verdad que el dinero no era suyo y así siempre duele menos, pero es de suponer que le haría ilusión. El animal político está dotado por la naturaleza de un instinto inaugurador que transgrede convenciones. La actividad preferida de un político es inaugurar puentes, no ya aunque no haya río, sino aunque no haya puente. O aunque no haya tenido arte ni parte en su construcción. Ahí está la ministra de Fomento, que no ha gastado un solo euro de sus presupuestos en Madrid por ser tierra de gentiles y se ha propuesto inaugurar la línea del metro hasta la T-4. Como la obra en sí ha sido competencia de la Comunidad de Madrid y no parecía fácil despachar el asunto a codazos con Esperanza Aguirre (no parece doña Espe de las que se dejen), Magdalena Alvarez decidió inaugurarlo por su cuenta, 24 horas antes que la presidenta de la Comunidad. ¿Y para qué tanto afán, se preguntarán ustedes, si todavía queda casi un año para las generales? Pues para eso se llevó a los candidatos Simancas y Sebastián, que se la juegan, probablemente para perder, a finales de este mes.

Pie de foto.- Maleni, en compañía de Sebastián, Simancas y otros figurantes, durante su inauguración virtual del metro en la T-4


Zapatero ha aprovechado el último Consejo de Ministros y Ministras para transmitir a Barcelona, un regalo al candidato Hereu, la propiedad sobre el Castillo de Montjuic, un regalo que ya había hecho Franco a la ciudad mediante ley el 21 de julio de 1960. ¿Puede un decreto, aunque sea de un Gobierno progresista, derogar una norma de rango superior como una ley, aunque ésta sea franquista? Otro efecto colateral de la memoria histórica.



-----------------------------------------------------------

Negacionismo, probidad e insulto



Hermann Tertsch

EN muchas escuelas del Reino Unido ha sido discretamente abolido el estudio del Holocausto en la asignatura de historia a causa de las presiones de alumnos musulmanes que consideran una ofensa perder el tiempo hablando de unas víctimas judías que, por lo demás, niegan hayan existido. A los jovencitos islámicos les molesta un hecho histórico y sus profesores, conscientes de lo irritables que son, deciden abolirlo en aras de la paz. No hay noticias de que los alumnos no musulmanes exigieran a los profesores la restauración de la integridad del relato histórico del siglo XX. El resultado de ello, que no escandalizará a quienes ya todo consideran integrable en la sopa garbancera de la armonía universal, será que las nuevas generaciones de británicos ignorarán la existencia de Auschwitz y de sus millones de muertos, uno de los pequeños detalles que definen la abominable naturaleza del enemigo del Reino Unido en la última guerra y por ello también la grandeza de su propia resistencia y victoria militar. Pronto también en el Reino Unido serán muchos los que crean que fue aquella una guerra clásica con enemigos moralmente equiparables con objetivos similares.

Más en La Tercera de ABC 888

40 comentarios:

Bremaneur dijo...

Un artículo vibrante, el de Tertsch. Se ha librado de ciertas ataduras y da lo mejor de sí. Habla de defensores. Yo me pongo a sus órdenes.

concalma dijo...

Egunon por la mañana. En relación con lo dicho por H. Tertsch en el cierre de su magnífico artículo, no estaría de más leer "El Napoleón de Notting Hill" de Chesterton.

Dicho lo cual, perdonen que cambie el rumbo, pero la cosa tiene mucha importancia. Vuelvo al tema de la ilegalización de listas de un partido político que ayer traía de nuevo “estudiante”. Sin ser un especialista y, por tanto, sometiéndome de antemano a corrección por quien sepa más de estas cosas, creo que estamos ante una estrategia jurídica absurda que quizás (no se me ocurre otra explicación) esté pactada de antemano en este periodo de crisis del proceso de... del proceso (dejémoslo así). El objetivo sería conseguir por un lado salvar la cara del Gobierno aparentando una cierta contundencia contra ETA y, por otro lado, pagar el precio convenido a los terroristas: volver a los ayuntamientos.

Hasta el momento Batasuna se había amparado para concurrir a las elecciones en las agrupaciones electorales (tanto Aub, com HZ, como AG fueron agrupaciones electorales) porque consideraban que la celeridad del procedimiento de impugnación de las candidaturas, así como la necesidad de acreditar candidatura a candidatura su vinculación con Batasuna dificultaban las cosas a la Fiscalía y a la Abogacía del Estado.

Sorprendentemente, ya en las últimas autonómicas del País Vasco (cuando ya sonaba el río del proceso) modificaron su planteamiento con la presentación de un auténtico partido (no una agrupación de electores) como el PCTV/EHAK. No les fue mal... es más, les fue de cine: ni siquiera se intentó su ilegalización a pesar de los informes de la Guardia Civil. Ahora repiten y tras presentar unas agrupaciones de electores que cumplen obviamente el papel del clásico señuelo (y quizás de legitimación del Gobierno; baste ver el titular de El país: “La Fiscalía impugnará todas las candidaturas de AS”), presentan un auténtico partido como ANV para recuperar su poder político y económico en el ámbito municipal, que es el más importante para ETA.

La LOREG no establece un proceso específico para impugnar candidaturas de partidos políticos ante la Sala del artículo 61 del TS como sí hacen los artículos 44.4 y 49.5 de la Ley citada. Quizás alguien pudiera decir que este silencio se salva admitiendo por analogía la impugnación de candidaturas de partidos políticos y la legitimación del Ministerio Fiscal y la Abogacía del Estado para ello (la LOREG no les da legitimación para impugnar candidaturas de partidos); desde el punto de vista de los derechos fundamentales se podría defender que se trata de una aplicación más favorable a la participación política, pues en lugar de ilegalizarse todo el partido, sólo se ilegalizan determinadas candidaturas, con lo cual se limitan los efectos restrictivos de los derechos fundamentales.

Sin embargo, aunque no sea imposible (¿qué hay imposible en derecho?) defender esa tesis, a mí, sin ser un especialista, me parece un solemne disparate:

En primer lugar porque es impensable que estemos ante un olvido del legislador o una laguna de la Ley, toda vez que la propia Ley de Partidos modificó expresamente la LOREG para incorporar el proceso especial ante la Sala del art. 61 y la legitimación de Fiscalía y Abogacía del Estado en ese proceso siempre que se tratara de agrupaciones de electores. Por tanto, parece obvio que el legislador no quería que se utilizara ese procedimiento especial para los partidos políticos y lo reservaba para las agrupaciones de electores.

En segundo lugar porque la ley es clarísima: pueden presentar candidatos los partidos inscritos en el registro correspondiente (art. 44.1 a). Por tanto, pretender vetar la posibilidad de presentar candidatos a un partido inscrito supone una aplicación restrictiva de derechos fundamentales no amparada en la Ley. No se puede partir para interpretar la Ley de la presunción de que si no se impugnaran las listas habría que impugnar el partido completo y el resultado sería más restrictivo, porque eso es hacer una interpretación profética del derecho cercana a la interpretación mágico – jurídica de algunos poblados africanos pero muy alejada de nuestra tradición legal.

En segundo lugar porque los partidos políticos son unidades jurídicas. Las agrupaciones de electores son entes totalmente diferentes a los partidos, cada lista constituye una agrupación independiente formada exclusivamente por los concretos electores que se presentan y su vigencia se limita a las elecciones a las que concurre. Por eso, por no tener una auténtica estructura y no tener permanencia en el tiempo, es por lo que resulta necesario habilitar un procedimiento específico para la impugnación de las listas cuando se utilizan en fraude de ley. Pero este procedimiento especial y sumario parece un tanto absurdo si de lo que se trata es de un partido político que es una unidad y que deberá regirse por lo dispuesto para éstos en la Ley de Partidos, como diré.

En tercer lugar, la Ley de Partidos se refiere expresamente en el artículo 12.3 a la impugnación de Partidos Políticos (no a la de agrupaciones de electores) que sean continuación de un Partido Político ilegalizado, estableciendo un mecanismo específico para ello. Lo lógico sería aplicar este mecanismo que no tiene los brevísimos plazos que para la impugnación de candidaturas existen en la LOREG. De hecho la propia Ley de Partidos es clarísima cuando dice: “Art. 12.1 b) Los actos ejecutados en fraude de ley o con abuso de personalidad jurídica no impedirán la debida aplicación de ésta. Se presumirá fraudulenta y no procederá la creación de un nuevo partido político o la utilización de otro ya inscrito en el Registro que continúe o suceda la actividad de un partido declarado ilegal y disuelto.”

Si se optara por esta vía, la ilegalización del Partido Político sustitutivo de Batasuna conllevaría desde la notificación de la resolución la prohibición expresa de toda actividad, incluida, obviamente, la electoral. Por tanto, las listas electorales de dicho partido quedarían anuladas de manera inmediata y sin necesidad de tanta parafernalia ni tanta prisa. Y ello sería así por aplicación directa de la Ley especial (Ley de Partidos) y porque la propia LOREG exige a los partidos que para presentar candidatos estén registrados, lo que no sucede con los partidos ilegalizados.

En cuarto lugar, en lo que se llama un “obiter dicta”, el TC ya se refirió en su día a que la ilegalización de partidos se regía por la Ley de Partidos y la de agrupaciones de electores por la LOREG.

Así pues, optando por la impugnación de determinadas listas de ANV la abogacía del Estado y la Fiscalía se meten en un berenjenal jurídico muy considerable; corren el riesgo de que el TS no los considere legitimados para instar las ilegalizaciones, corren el riesgo de que el TS rechace la forzada aplicación de la Ley que hacen o, caso de que la admita, corren el riesgo de que el TC anule la Sentencia. Y, en cualquier caso, dificultan sobremanera las ilegalizaciones, porque tiran por tierra el argumento general de que ANV es un mero sustituto de Batasuna, obligándose a probar caso a caso la instrumentalización de la concreta lista electoral por Batasuna – ETA.

En definitiva, un disparate que en tiempos de procesos no parece tan casual.

Saludos cordiales,

luigi dijo...

Buenos días a todos,

Malena es un nombre de Talgo o de metro.

el pastor de oaxaca dijo...

Hermann, chapeau! Y enhorabuena a José Antonio Zarzalejos por el fichaje.

mandolio el mendakari dijo...

La baronesa Thyssen declara que se subirá a un árbol. Ana García Obregón declara que lo mejor que ha hecho en su vida es ponerse más pecho. Isabel Pantoja declara en comisaria.

Joder como esta la política española. Veremos como reacciona la bolsa antes todo esto. Permanezcan atentos a su monitor.

Sargento 100% Algodon dijo...

Buenos días, señores. Empezamos citando a los comics, escuela de ética de nuestra juventud y acabamos con los clásicos, marca de madurez...
Esto ya lo vieron los guionistas de Vaya Semanita... "Buenas noches, Euskalherria, somos los batasunnis, tenemos muchas siglas..."

el médico de Rubalcaba dijo...

Buenos días tengan Vds. Tras oir ayer a Magdalena, acompañada de esas dos figuras señeras de la política,Sebastián y Simancas, oir a ZP y Conde Pumpido, comprobar que las dificilmente superables cotas de indecencia política a la que ha llegado el Gobierno y los partidos socialistas ¿españoles?
hilvanados por el pesebre. No soy capaz de diagnosticar sin la adjetivación más dura . Y hay informados que todavía les votan, incluso algunos depositan el voto zumbando.!Manda huevos!

pitufona dijo...

Impresionante el artículo de Herman Terstch, me ha recordado a la gran Oriana Fallaci en sus últimos libros.
El patron dijo:
"Tal vez resida aquí la explicación de la inquina que se puede advertir en algunos de estos partidos hacia un sistema educativo que tienda a la excelencia. Quizá se trate de una desconfianza del subconsciente que les lleva a impedir que de las futuras generaciones de universitarios salgan profesionales de fuste que puedan disputarles ventajosamente el cargo en un futuro."
No tenga ninguna duda, se trata de mantener una hegemonía en un pais de ciudadanos que consuman toda la basura mediatica. Es pura y dura política REACCIONARIA, los partidos que dicen ser de izquierdas son los más opuestos al progreso de las clases menos favorecidas que tienen sus esperanzas en poder demostrar sus MERITOS conseguidos con esfuerzo.

Feroz dijo...

Otra prueba del gentucismo de la izquierda, es la comprensión hacia los que organizan las algaradas callejeras, como las de Malasaña.

Las juventudes alcóholicas de España, son para ellos combatientes por la libertad, que se oponen a las fuerzas represoras, cuando no son más que un hatajo de vándalos.

navarth dijo...

Concalma, expone usted minuciosamente la lógica jurídica de los hechos. Pero, además de esta lógica jurídica, no debemos olvidar la lógica del sentido común y del rompecabezas.

Llevamos mucho tiempo denunciando la deriva nacionalista de Zapatero y su nueva política en materia de terrorismo. A pesar de que se ha tratado de un proceso subterráneo (comenzaron a dialogar con ETA mientras aparentemente mantenían firmado el Pacto por las Libertades) hemos podido ver sucesivos afloramientos (la no ilegalización del PCTV, la nueva orientación del FGE, la “purificación” de Batasuna, el caso de Juana Chaos... etc. etc.) Y estos afloramientos han trazado una línea de puntos que nos ha permitido vislumbrar perfectamente el camino subterráneo seguido y predecir el siguiente punto de la trayectoria. Llevábamos mucho tiempo diciendo que ese siguiente punto sería la presencia de Batasuna en las elecciones, y se ha cumplido milimétricamente.

Esta evidencia hace generar la impresión de que Garzón no se ha comportado como un Juez, sino como un picapleitos, estirando la Ley y buscando sus recovecos y zonas oscuras con tal de buscar la solución más favorable a su cliente, por disparatada y contraria al sentido común que pudiera parecer. Es decir, podría dar la impresión de que Garzón no se ha comportado como un Juez imparcial sino como un abogado del Gobierno. Y, de rebote, de ANV.

navarth dijo...

Feroz, Simancas ya ha encontrado al culpable de los botellones de Salamaca: es Gallardón. Según el candidato socialista, tendría que haber ofrecido alternativas a la alegre muchachada, como, por ejemplo, organizar “cineforum autogestionados” (lo que, por otra parte, suena un poco masturbatorio)

el hombre tranquilo dijo...

Ayer se celebró “el debate” entre los dos candidatos a la presidencia de la República Francesa. Nosotros no estamos muy acostumbrados a disfrutar de estos ejemplos de madurez democrática y, asistimos con envidia a los debates que ideas que se realizan en otros países. El debate resultó interesante en muchos aspectos, porque puso de manifiesto las diferencias que existen en los aspectos fundamentales entre los dos candidatos. Sarkozy, al contrario que la señora Royal, no vacilaba a la hora de exponer sus puntos fuertes (potenciar la educación, fortalecer la seguridad, modificar la Constitución Europea, no a la integración de Turquía, apoyo a la energía nuclear, etc...) Sin embargo, la candidata de la izquierda, atenazada por los viejos principios socialistas, intentó esquivar con rodeos todo aquello que pudiera molestar a una parte importante de su electorado. Ayer pudimos comprobar que la falta de ideas no es patrimonio de la izquierda española. La defensa que ha hecho esta semana la señora Royal de los principios que movieron a la revolución de mayo del 68, evidencia el deterioro en la que se encuentra sumida la izquierda europea. Sarkozy, en cambio, ha manifestado que Francia todavía está pagando los excesos cometidos en aquella primavera, y quiere revalorizar el trabajo y el sacrificio por encima del “toda vale” que tanto conocemos en este país. Sarkozy ha conseguido que se debata públicamente en toda Europa sobre el sacralizado mayo del 68, recordado durante muchos años como el verdadero punto de inflexión de la conciencia de la sociedad moderna. Reverenciamos los principios que movieron a los estudiantes franceses a manifestarse por las calles de París al grito de “Todos somos judíos alemanes”. Sin embargo, no eran ni judíos ni alemanes. Además, habían transcurrido veinte años desde la liberación de París por los americanos. Durante los cuatro años que Francia estuvo ocupada por los nazis, no encontraron un momento para convocar una manifestación similar. Por si todo lo anterior no fuera suficiente, como reconocimiento a los cuatro años de colaboración de los franceses con los alemanes, Francia se convirtió en uno de los países vencedores de la Segunda Guerra Mundial, obteniendo unos derechos que nunca llegó a ganarse en su defensa por la libertad. Hemos olvidado el papel que interpretaron muchos franceses durante los años de ocupación (como Miterrand) y añoramos lo que supuso la movilización de la sociedad francesa en mayo del 68. Algo similar está sucediendo en España, cuando comprobamos como muchos de los que callaron durante la dictadura de Franco, quieren convertirse hoy en los valedores de la defensa de los derechos y la libertad.

luigi dijo...

Los revoltosos y los que les justifican creen, de acuerdo con sus idealizaciones particulares, que la explicación de los hechos es ideológica, pero se equivocan, es hormonal.

donostiarra dijo...

A El hombre tranquilo:
Estoy de acuerdo con el análisis del debate de ayer. A lo que dice añadiría el teatro que hizo Segolene cuando Sarkozy habló de la integración de los minusvalidos en la enseñanza ordinaria. El "supuesto" insulto a los minusvalidos le permitió a Segolene ponerse casi histérica intentando desprestigiar a Sarkozy por jugar con los descapacitados. En ese momento Sarkozy estuvo elegante y calmado sin entrar a la provocación.
Como ya se ha dicho, las preguntas sobre la energía nuclear, Turquía, la Constitución europea recibían todas la misma respuesta de Segolene: balones fuera.
Por cierto, el líder más citados (por los dos) fue ... Zapatero. Como diría Rato, manda huevos.

Feroz dijo...

Navarth, dudo mucho que esas hordas se pongan ciegos, de alcohol y otras drogas no legales, porque no puedan ir a un Cineclub a ver El acorazado Potemkin, Tiempos modernos o Estado de Sitio, etc. como hacíamos otros, en nuestra depravada juventud.

Simancas es más tonto de lo que parece, si cree que esa sería la solución al botellón.

Eduardo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Eduardo dijo...

Extraordinario artículo. Un gran fichaje, si señor.
Ya que lo comenta, no estaría de más que profundizara un poco en la situación Kafkiana que estamos viviendo en Cataluña.

estudiante dijo...

OTRO ESCÁNDALO DE LA FISCALÍA

Hoy he vuelto a presenciar como un fiscal de la Audiencia Nacional, ejerce de abogado defensor de un etarra.

En este caso ha sido la abogada, Arantza Zulueta, la que ha hecho su exposición en primer lugar y después el fiscal ha hecho suyo dicho alegato.

El juicio en cuestión era el que se celebraba contra Ibon Meñika, detenido el 18 de abril 2006 cuando portaba 90 bonos con un valor de 60 euros cada uno, para la financiación de la banda terrorista ETA.

El fiscal le imputaba un delito de colaboración con banda armada y solicitaba una pena de 6 años de prisión y 18.000 euros de multa.

La exposición de la abogada de la defensa se ha basado en que Meñika había sido condenado con posterioridad, en sentencia firme, por un delito de pertenencia a banda armada por su pertenencia a Haika (declarada terrorista por el Tribunal Supremo), por lo que este delito “absorbía” el de colaboración con banda armada anterior.

El fiscal en su turno de intervención ha expuesto que dejaba al arbitrio de la sala la consideración de existencia o no de “cosa juzgada” y la celebración de la vista oral del juicio, pero que en caso de que se celebrara la vista oral del juicio, él defendería la postura expuesta por Zulueta de existencia de cosa juzgada.

No voy a entrar en valorar la existencia o no de cosa juzgada, lo que me parece realmente escandaloso es que estas cuestiones no se resuelvan con anterioridad y haya que llegar a la celebración del juicio para exponerlas, y se pueda llegar al esperpento de que la fiscalía tenga que defender las tesis de los etarras.

Esto no me resultaría tan escandaloso si se tratara de una actuación aislada de la fiscalía, el problema es que no ha sido la única.

Todo empezó el 2 de junio de 2006, en pleno proceso de “alto el fuego”, cuando la fiscalía rebajaba a 61 los 136 años de prisión que pedía para ocho etarras que recaban información sobre posibles objetivos, entre ellos miembros de la Fundación para la Libertad y cargos del PP y PSOE, y se encargaban de guardar armas y explosivos.

Entre las actuaciones más escandalosas de la fiscalía destacar: el 27 de noviembre de 2006 rebajaba la petición de presión de 96 a 13 años al etarra De Juana Chaos por dos delitos de amenazas terroristas; el 28 de diciembre de 2006, se rebajaba la petición de 22 años a 17 o 5 a tres etarras por realizar labores de infraestructura, apoyo logístico y de información y captación; el 2 de febrero de 2007, a los etarras de la “caravana de la muerte” se les rebajaba la petición de pena de 39 a 29 años; e igualmente el 16 de marzo de 2007 el fiscal rebajaba de 401 a 95 años de prisión para diez acusados de integrar un "Grupo Y" de ETA responsable de perpetrar 22 acciones terrorismo callejero entre junio de 1994 y enero de 1997 en el País Vasco y Navarra.

Por no hablar del caso de Otegi, no sólo del último juicio, sino de todas las veces en las que el líder de Batasuna ha tenido que acudir a la Audiencia y el fiscal se abstenido de hacer preguntas o solicitar algún tipo de medida cautelar en casos en los que era más que evidente que la fianza impuesta (que después fue rebajada) no estaba impidiendo que Otegi siguiera delinquiendo, actuando públicamente en nombre de Batasuna.

Conforme a lo establecido en la Ley Orgánica del Poder Judicial, “el Ministerio Fiscal tiene por misión promover la acción de la Justicia en defensa de la legalidad, de los derechos de los ciudadanos y del interés público tutelado por la ley (…) así como velar por la independencia de los tribunales y procurar ante éstos la satisfacción del interés social”.

Pues bien, ¿está realmente el Ministerio Fiscal cumpliendo con su misión de promover la acción de la Justicia en defensa de la legalidad, o más bien se está dejando influir por las circunstancias políticas derivadas del supuesto “proceso”?.

Cada cual que opine lo que quiera, pero a mi realmente me preocupa el hecho de que el Ministerio Fiscal no esté cumpliendo con su trabajo, y esté anteponiendo maniobras políticas a la defensa de la legalidad.

cáspita dijo...

Es cierto. Los palacios de congresos tienen algo, un no sé qué, deben de rezumar poderío o algo así. No hay puñetera ciudad que se precie que no se haya hecho con uno de esos mastodontes de cemento y no lo enseñe orgullosa a su público,que lo tiene. Los más forofos en general suelen ser los jubiletas que desde que se pone el primer cimiento hasta que consiguen el primer bono de entradas a cuenta del erario no han perdido comba de las evoluciones de estos modernos anfiteatros. Me apostaría una caña a que el cafre nacionalista del patadón del otro día es un asiduo visitante de estos ciclópeos recintos. Para mí que son un complemento al viagra, le exaltan a uno cuando ve que ya no puede. Y claro, luego pasa lo que pasa.

el médico de Rubalcaba dijo...

Lo acababa de leer y se lo he contado a mi gato:"Buen,Pastor y Charly Prieto han expuesto un decálogo contra la corrupción. Honestidad y "los bolsillos de cristal". Se ha puesto el animal panza arriba y no para de descojonarse.Temo que le de algo.¿Hay por ahí un veterinario?

concalma dijo...

Estudiante… lo que cuentas de Ibón Meñika y la fiscalía es pavoroso. Me gustaría saber qué cuerpo se le queda a uno cuando se empolla unas oposiciones como las de fiscal, las aprueba y luego se dedica a comerse sapos crudos porque a un tipo con sonrisa de bobo se le ocurre que va a mirar a los ojos de Ternera y nos va a solucionar el problema de ETA.

En Forrest Gump (siento citar la pilicula) dicen aquello de “tonto es el que dice tonterías”. En este caso el tonto de oro resulta ser una vez más el Fiscal, porque a ver cómo explica:



1º) Que vaya a subsumir una conducta delictiva en otra que cuando se produjo estaba ya juzgada. Porque no debemos olvidar que el juicio contra Ibón Meñika fue anterior a su posterior detención por vender bonos de ETA, aunque la Sentencia del TS rectificando la Sentencia de la Audiencia Nacional fuera posterior. Los hechos ya habían sucedido y estaban juzgados.

2º.) Que vaya a subsumir una conducta delictiva en otra absolutamente diferente cuando, además, una no es presupuesto necesario de la otra. Porque no debemos olvidar que a Ibon Meñika se le condena como dirigente de una organización terrorista concreta, Jarrai, Haika, Segi y de lo que se le acusaba ahora es de una actuación de colaboración con una banda terrorista concreta, ETA. Ambas son parte de una misma estructura, pero son dos organizaciones diferentes; como El Corte Inglés y Supercor, para entendernos. Uno puede trabajar en la planta de caballeros y ello no implica ni supone que sea cajero de Supercor. Son dos trabajos independientes.

Propongo que se incluya en el temario para la oposición de fiscales un capítulo sobre tragaderas, sumisión e indignidad en el que se obligue a los aspirantes a arrastrarse por el suelo lamiendo la bota del Presidente del Tribunal y haciendo una cabriola cuando éste les tire un mendrugo de pan que deberán, obligatoriamente, coger al vuelo. Así nos aseguraríamos ya de manera definitiva una Fiscalía al gusto de ZP.

En fin…

Psikofonías dijo...

Pié de foto

La "reina del estropajo"
ha tomado la estación
con la determinación
de inaugurar a destajo.
Y para el virtual trabajo
la Maleni se rodea
de gente que tiene fea
la elección. ¡Que son muy mazos!.
Ella se cruza de brazos:
esa es toda su tarea.

estudiante dijo...

Concalma:

Gracias por comppletar la información, me faltaban los datos técnicos

un saludo

libertad, justicia, igualdad y pluralismo político dijo...

Esta mañana he escuchado a H. Tertsch en Onda Cero opinar que para juzgar la capacidad de Maleni como ministra basta con oírla hablar. No puedo estar más de acuerdo. Comparado con ella, la peculiar dicción de Pepiño es digna de un moderno Demóstenes...

libertad, justicia, igualdad y pluralismo político dijo...

Castigo divino por reírme de un semejante y escribir sin pensar. en mi post anterior "comparada" y no "comparado"

Tierno Piolín dijo...

Feroz dijo...
Otra prueba del gentucismo de la izquierda, es la comprensión hacia los que organizan las algaradas callejeras, como las de Malasaña.

Las juventudes alcóholicas de España, son para ellos combatientes por la libertad, que se oponen a las fuerzas represoras, cuando no son más que un hatajo de vándalos.

------------------------

Mmmmmmmm, Juventudes alcohólicas de España,
galardón del ibérico soplar...

Aquí hay promesa de himno, amigo Feroce. Prosiga, que va usted bien.

Feroz dijo...

¡Piolín, las coges al vuelo! ;)

José Antonio dijo...

Sobre Sarkozy y la impugnación del "espíritu de mayo del 68", sus declaraciones parecen el negativo de la fachenda zetapédica:

"Habían querido hacernos creer que la víctima cuenta menos que el delincuente, y que no puede existir ninguna jerarquía de valores"
Y pienso en de Juana
"...Todos esos políticos que reivindican la herencia de Mayo del 68, dan al prójimo lecciones que jamás se aplican a sí mismos, ... Esa izquierda que hace grandes discursos sobre el interés general, pero que se encierra en el clientelismo y el corporativismo. Que firma peticiones y manifiestos cuando se expulsa a algún “okupa”, pero que no aceptaría que se instalaran en su casa"
A clientelismo y corporativismo hay que añadir en España algo mucho peor: nacionalismo.
"...Esos herederos de los que en Mayo del 68 gritaban “CRS = SS”, toman sistemáticamente partido por los violentos, los alborotadores y los estafadores contra la policía. Lo hemos visto tras los incidentes de la Estación del Norte...."
Lo hemos visto aquí tantas veces, ...
No se lo pierdan:
http://blogs.periodistadigital.com/pasionespanola.php/2007/05/02/sarkozy_hay_que_liquidar_la_herencia_de_68

Y si ven a Lindo Gatito, díganle que dé su dirección a Coruña Liberal.
Él ya sabe.

porka miseria dijo...

Zapatero ha decidido que, para hacer más llevadera a Arnaldo Otegi la impugnación de sus listas, en vez de la Sala del 61 del Supremo se ocupe del asunto la Sala del 69.

Psikofonías dijo...

Sobre una imagen de Hermann Terstch

Se han lanzado a la carrera
para ganar el pasado.
Y lo que estaba pasado (enterrado)
de nuevo lo sacan fuera.
El instinto de la fiera,
como único pensamiento,
lo escudan en sentimiento
en un concurso muy feo.
Se disputan el trofeo:
Druida del resentimiento.

luigi dijo...

O que se ocupe del asunto la Sala del Supremo 69.

Oriana dijo...

Con calma: ha estado usted hoy especialmente "sembrado".Usted, como tantos otros, sospecha del pacto de escenificación sellado entre el Gobierno y Batasuna.Y para que los de RISA no le digan que parte usted de prejuicios, aporta una valiosísima documentación para recordarnos los hechos; que de eso se trata. Ya puede darse una vuelta al ruedo, con ovación, que se lo ha merecido, en un día en el que,después de haber conocido el porcentaje de impugnación de las listas de Batasuna (3 de cada 5 pasan el filtro)me siento, una vez más, insultada en mi inteligencia.
Un saludo ( sin más)

porka miseria dijo...

luigi dijo...
O que se ocupe del asunto la Sala del Supremo 69.

6:31 PM

Luigi, téngase usted que le veo venir y luego querrá que sea Ojiflor quien se declare competente para estudiar el caso.

luigi dijo...

Competente y con sus buenas medidas que tomar en el caso, amigo Porka Miseria.

porka miseria dijo...

A propósito, casi se me olvida: la detención de la Pantoja para tenerla toda la noche en el calabozo y esperar a esta mañana para que declare ante el juez no tienen ninguna justificación.

Es una práctica policial abusiva que sólo se entiende como un propósito de dar espectáculo.

Si tienen que tomar declaración a la Pantoja y meterla en la cárcel, que lo hagan. Pero no está justificado ir a las doce de la noche cuando podían haberlo hecho a cualquier hora del día anterior o del siguiente. Incluso, bastaba con que la hubieran citado.

No tenían que hacer otras diligencias como realizar un registro de la casa -ya lo habían hecho en su momento-, no había peligro de que huyera, ni de que destruyera pruebas durante la noche, ni de que cometiera ningún delito en ese rato.

En resumen: abuso policial para montar el número y tapar otras vergüenzas. La de ANV, por ejemplo.

catalina dijo...

A estudiante y concalma.
Les traigo dos post de donostiarra del día 25 de abril, que creo merece la pena releer.
Saludos cordiales.
33) donostiarra dijo...
Queridos blogueros:
Desde mi condición de jurista (y confiando que algún otro jurisconsulto, del TH de Vizcaya, por ejemplo, siga este debate), les expongo las reflexiones siguientes dando por supuesta su agudeza para detectar que no se trata de no actuar contra ANV sino de la necesidad de haberlo hecho antes:

“La presentación de candidaturas por ANV a las elecciones locales y forales no puede anularse ni por la pertenencia de sus integrantes a Batasuna, EH, HB o cualquiera de sus ramificaciones ni por la antigua situación de condenados por pertenencia a la banda terrorista ETA. Tanto de la Ley orgánica de partidos como de la Ley orgánica de régimen electoral se desprenden dos cosas. La primera, que un partido político registrado puede presentar candidaturas libremente y que únicamente en ese supuesto tienen limitado el derecho a ir como candidatos los actualmente condenados por sentencia firme a pena privativa de libertad o los actualmente condenados por sentencia, aunque no sea firme, por delitos de terrorismo, entre otros, si expresamente se les pena además con la pérdida del derecho de sufragio pasivo. En tales circunstancias, la convicción a través de los medios indiciarios proporcionados por fuentes policiales de que un partido, como ANV, es la continuación de Batasuna sólo puede conducir al intento de su ilegalización en trámite de ejecución de la sentencia del TS de 27 de marzo de 2003. Pero no puede provocar la impugnación de candidaturas aisladas de ANV ante el Juzgado de lo contencioso (no ante la Sala del art. 61 del TS), al menos por ese motivo. La segunda, que una candidatura aislada sólo puede ser impugnada como continuadora de Batasuna si se trata de una “agrupación de electores” pero no cuando forma parte de las presentadas por un partido político legal hasta ese momento. Las leyes son taxativas. Todas las especulaciones mediáticas, inducidas por la ambigüedad de ciertas informaciones provenientes del Ministerio del Interior o de la Fiscalía, y basadas en la jurisprudencia del TS o del TC se construyen sobre lo previsto para las “agrupaciones de electores” no existiendo sentencia alguna que afecte en este ámbito a partidos políticos registrados. Es decir, que resultan incomprensibles, al menos para quien esto escribe, las noticias de que el Ministerio del Interior o el Ministerio Fiscal están investigando las listas de ANV para ver si contienen al candidato X de la antigua candidatura de EH o al candidato Y que fue miembro de ETA en su momento. Y lo que parece ciertamente exótico es la intervención en este guirigay del Juzgado Central de Instrucción nº 5, ya que la Audiencia Nacional no tiene competencia alguna en materia de régimen electoral. Todo lo anterior al margen de que cualquier ciudadano que lea la composición de las candidaturas de ANV a su municipio o a su circunscripción foral puede apreciar de dónde provienen sus integrantes ... Lo que había que haber hecho era actuar hace meses desde que se tuvo alguna noticia de la jugada de ANV (para ello hace falta buenos servicios policiales, y voluntad política de extraer todas las consecuencias de los mismos) y no venir ahora a vender humo”.

52) donostiarra dijo...
Para fané y descangayado:
Mi escepticismo ante las actuaciones de Garzón me ha nublado el entendimiento, ya que sí cabría su intervención indirecta en el caso. Si Garzón entiende que ANV forma parte del MLNV controlado por ETA puede incluirla en el proceso penal que lleva desde 2000 por integración en banda armada, y suspender ANV aplicando la medida del art. 129 del Código Penal.

diego dijo...

Pueden darse con un canto en los dientes con sus Palacios de Exposiciones y Congresos, en la España rural sólo alcanzamos para ostentóreos Tanatorios y “audaces” Casas de Cultura que deben ser obra de los alumnos más burros de la Escuela de Arquitectura. Una auténtica pesadilla.

Por cierto, ¿alguno de ustedes recuerda esa alucinógena Sala de Plenos de un municipio vascongado que ha salido más de una vez en la tele (con motivo de algún bochornoso incidente), toda ella como de fornica negra, sillas picudas y espejos, tipo discoteca de pueblo de mediados los 70? No vi cosa igual.

diego dijo...

Y qué me dicen de la decisión del fiscal general del estado de paralizar la actividad de la fiscalía anticorrupción hasta pasadas las elecciones, justamente cuando sale a la luz el asunto de Ibiza?

Renault dijo...

Recuerdo perfectamente esa sala de plenos a la que usted se refiere, Diego, y si ya de por sí era escalofriante, con unos cuantos batasunos sentados en esas sillas aquello parecía una escena de pesadilla digna de David Cronenberg.

diego dijo...

Lamento la extensión pero no he encontrado el enlace.
Va por ustedes.

....
El Mundo. 2 de mayo de 2007.
Con toda su dignidad a cuestas
Fernando García de Cortazar

Una amenazadora diana con tu rostro o las siglas de tu partido en la puerta de casa no dice nada si la imaginación no pone algo de su parte. ¿Y qué ve la imaginación? Tu nombre en una lista de enemigos del pueblo, de asesinados futuros, un pistolero siguiendo tus pasos por las calles de tu ciudad, un fanático que supedita todo a la meta perseguida, que combate contra toda esa parte del hombre que no pertenece a la patria soñada, que se acerca por la espalda y te descerraja dos tiros en la nuca, aplastándote en la oscuridad.

No es la primera vez que una operación de la Guardia Civil contra ETA nos propone esas insoportables imágenes. Durante años, décadas, a cada noticia de que la banda terrorista había mutilado o asesinado a personas inermes, la cabeza nos daba vueltas y nos preguntábamos cómo era posible, cómo todavía podía haber gente que siguiera pensando que al hombre le justifica cualquier ídolo, el amor ciego a la nación, cualquier barbaridad y sacrificio cometido en su altar.

Y, sin embargo, era posible. Y quienes piensan y planean y llevan a cabo los crímenes saben ceder su asiento en el metro, al igual que Himmler, que hizo de la tortura una ciencia y un oficio, entraba de noche en su casa por la puerta de servicio, para no despertar a su canario favorito.

Sí, es posible. Durante mucho tiempo también fue posible en el País Vasco la vejación y el silencio, mirar hacia otro lado, callar o hablar en voz baja, no decir nada, no ver y no escuchar y no saber mientras sonaban los disparos secos de las pistolas y los gritos orgullosos de quienes aclamaban a los criminales y celebraban el derramamiento de sangre. Fue posible la frialdad, el recelo, la murmuración, “Algo habrá hecho”… Porque no se trataba sólo de matar al adversario político. Había que aislarlo en el desprecio, matar su espíritu y humillar su alma. Había que vestirlo de opresor y verdugo. Había que situarlo por debajo de la dignidad: el mutismo, el vivir acomplejado en la persecución debían ser su destino. Como sucedió en el caso de Gregorio Ordóñez, había que destruir hasta la lápida del cementerio.

Y en la creación de ese imaginario uniforme que convierte al perseguido en cómplice de su persecución, arrojando sobre su figura todo el cieno posible, se han aplicado mucho tiempo, seguros de su fuerza, los dirigentes nacionalistas. Los presuntos demócratas que adscriben al pueblo vasco prerrogativas inalienables, prerrogativas herederas de un pasado mitológico, patentes de corso para atacar cualquier Constitución que no reconozca el derecho de autodeterminación. Los Ibarretxe que comparten como meta esa Euskal Herria del asesino y proveen de fines al terrorismo afirmando que sólo el asentimiento a la voluntad del pueblo vasco (es decir, de la comunidad nacionalista) puede poner fin al “conflicto”. Traducción: sólo si aceptan las exigencias nacionalistas, ETA dejará de matar.

Siempre gana quien fomenta en el hombre lo que resulta más fácil, el conformismo, la tranquilidad. En mitad de la noche, el honor y la dignidad, el amor a la justicia y a la libertad, requieren una terrible exigencia consigo mismo y con los demás. Es fatigoso, por supuesto. Y durante años, en el País Vasco del asesino y el profeta, muchos han estado fatigados de antemano.

No todos lo han estado. Junto a otros intelectuales de diversa procedencia ideológica, no lo estaban los profesores universitarios, escritores y gente de a pie que se agruparon en el Foro de Ermua para alzar la voz contra la dictadura del silencio, contra los proyectos descaradamente nacionalizadores, contra el intento de poner fin al terrorismo a cambio de la imposición doctrinal del nacionalismo, partiendo de unas premisas que concedían ventaja a quienes habían apoyado o justificado el asesinato.

¿Qué querían estos ciudadanos que ayer contaron con la compañía de la izquierda y hoy despiertan tan hondas y fuertes antipatías en el Gobierno y entre cierto sector de nuestra progresía? ¿Qué querían estos ciudadanos, hoy resignados a ver cómo se lucha en guerras que ya fueron ganadas o perdidas y que, por eso mismo, ya no pueden obligar a nadie a realizar opciones trágicas; resignados a ver cómo se hace arqueología del 36 y se suprime el caballo de Franco mientras se echa tierra sobre la voz desarraigada del País Vasco y se elogia al jinete histérico del blanco caballo sabiniano?

Querían un lenguaje claro y respetable. Para personas que durante años, al escribir un artículo o firmar un manifiesto, sabían que podían pagar ese artículo o esa firma con la persecución, e incluso la muerte, era evidente que las palabras tenían su valor y debían estar muy pensadas. Había que abandonar el lenguaje superficial instaurado en tiempos de la Transición, porque la fuerza del nacionalismo vasco ha residido, también, en las flores retóricas y la frase vaporosa de quienes no comparten su mitología. Losas metálicas con las que durante mucho tiempo nos amurallamos ante el abismo de la miserable realidad y con las que aún piensan algunos que nos podemos amurallar.

Sirva como ejemplo una de las frases más repetidas: “Todas las ideas y opciones son válidas e igual de legítimas en democracia”. ¿Todas? ¿Lo son, por ejemplo, ¡Mueran los judíos!, la superioridad de la raza blanca sobre la negra como principio del cuerpo político, la sumisión de la mujer al hombre como piedra de toque social? ¿Lo es una religión nacional cuya significación política deriva de acorralar, expulsar o asesinar al discrepante?

“¡Respeto al hombre!”, decía Saint-Exupéry en su carta a un amigo judío atrapado en la Francia ocupada. Éste fue también el grito que aglutinó al Foro de Ermua. ¡Respeto al hombre! La individualidad del ciudadano y sus derechos por encima de la individualidad de la patria imaginaria y su visión unitaria. Laicismo no sólo frente a la fe, sino también frente a la nacionalidad entendida como religión. Si los usos nacionalistas habían oscurecido como defecto esa generosidad del corazón que rechaza toda transacción con los asesinos y sus muñidores, hubo que restaurar la capacidad de decir no. Y si la vergüenza, el miedo y la mentira eran las condiciones de vida, hubo que aceptar la intransigencia como el más imperioso de los deberes. Hubo que decir de manera clara y firme que la paz consiste en el disfrute sin coacciones ni amenazas de las garantías constitucionales vigentes en nuestro Estado de Derecho, que cualquier cesión política, cualquier canje de ventajas políticas a cambio del fin del terrorismo no significa sino aceptar el triunfo del terror sobre la democracia y, en definitiva, la derrota de quienes han luchado frente a ETA y sus servicios auxiliares.

Nada nuevo han sostenido el Foro de Ermua y otros ciudadanos a lo largo de lo que muchos, grotescamente, se han empeñado en llamar proceso de paz. Lo nuevo ha sido la elección de Zapatero, que ha decidido instalarse en la moral de las concesiones, que parece haber reclamado el derecho a la fatiga y a blindar ésta de cualquier crítica. Lo que sí ha representado una lamentable novedad respecto a la legislatura anterior ha sido la ingenua convicción de que aplacando a la fiera con simples guiños, y falseando sus afilados colmillos por dientes de leche, la fiera iba a dejar de ser fiera.

Después de tantos años de padecer sin tregua ni alivio los golpes de ETA deberíamos saber ya que cada mediocridad consentida, cada abandono y cada molicie nos hacen tanto daño como los planes criminales del terrorista. Júzguese el efecto desmoralizador que produce en este clima la voz gubernamental que pide silencio a quienes en el País Vasco se han rebelado contra la tiranía y los dioses de la patria. Que se replieguen sobre sí mismos. Que no se subleven ante la mentira, el chantaje de un terrorista al Estado, la legalización mediática de Otegi y Batasuna, el permanente desafío a las leyes y al poder judicial por parte del lehendakari. Que no hablen, que no escriban, que no se agiten, que no sean, que ya no luchen por ese matiz que separa la dignidad de la vileza, porque, según parece, esa lucha ya no significa sino lo que los dirigentes nacionalistas dijeron siempre de ella, señalando a sus representantes todos los días como odiadores, antivascos, españolazos , guerra-civilistas… Diríase realmente, al oír a algunos, que ya no es necesaria esa voz justa que nos dé la verdad sin la vergüenza, esa pasión de la inteligencia y el corazón sin la cual ninguna esperanza, ningún futuro, ninguna sociedad sana, puede perfilarse.

¿Por qué, se me dirá, volver sobre este debate? Porque, en verdad, no hay cuestión más urgente. Porque hay una manera de amar un país que consiste en la sublevación moral ante la violencia del tiro o del discurso, de la matanza o de la exclusión; que consiste en no quererlo injusto, y en decírselo. Y, además, es preciso hacerlo para que los hombres y mujeres que se oponen en el País Vasco al nacionalismo obligatorio se acuerden de que no están solos, para que sepan que la heroicidad del no en esa tierra jamás es un desierto.

Porque ellos, el Foro de Ermua y demás movimientos contestatarios, que en medio del fanatismo y de la noche, intentan la vía de una honradez desprovista de reposo han pagado muy caro, y siguen pagando. Han pagado el precio impuesto por una comunidad nacionalista que no permite ninguna diferencia, ninguna discrepancia. Son los enemigos del pueblo-paraíso prometido.