18 octubre, 2006


No desdeñar el valor de lo pequeño

El País daba ayer una noticia en primera. José Gil de Biedma, tío de Esperanza Aguirre, ganó 2,1 millones de euros en una recalificación de terrenos.
-
ABC daba otra noticia que ayer no cabía en las páginas de El País: el ex-alcalde socialista de Ciempozuelos se embolsó una comisión de 40 millones de euros por otra recalificación.
-
El País de hoy recoge la síntesis. Cuantitativamente hay una diferencia de peso, aunque el tamaño no lo es todo. Urge poner fin a este estado de cosas. Por eso, el Gobierno va a desplegar las primeras unidades de la nueva brigada anticorrupción de la Guardia Civil en las comunidades gobernadas por el PP. Confiamos en que esta medida sirva para equilibrar la cosa.
-
Ya lo dijo aproximadamente Emiliano Zapata: "La tierra para el que la recalifica".
-------------
En la imagen: Ya en tiempos de Francisco de Goya y Lucientes, el PSOE y el PP mantenían apasionados debates sobre la especulación inmobiliaria en la Asamblea de Madrid. (Apunte del natural).
--------------------------
----------------------------------------
--
El proceso discurre
-
-
Pernando Barrena ayer en Pamplona:
Condenar a ETA "no está en nuestra agenda. En primer lugar, porque quienes nos emplazan a esta condena tienen una definición del terrorismo que no coincide con la nuestra. Para nosotros, terrorismo es lo que Estados Unidos y Gran Bretaña pactaron para actuar en Irak".
-
La ilegalización de Batasuna "no es que se vaya a convertir en insoportable, es que ya lo es para el Gobierno de España".
Repasar aquí el concepto de estrategia dominante.
--

40 comentarios:

Bremaneur dijo...

Magnífico, Sr. González. Lo de Parrena es de una claridad que asusta (y mientras, sigue el terrorismo callejero, cuando dijeron en su día que no lo iban a tolerar). Una pregunta: ¿es posible bajarse los pantalones más allá de los tobillos?

julia dijo...

Buenos días a todos. En Diario de Navarra, hoy.

EL NOTARIO
Santiago González

Tal como lo anunció, lo hizo. Artur Mas, dirigente leve del nacionalismo catalán en un país de levedades, ha decidido fijar sus compromisos electorales ante notario, lo fundamental de su proyecto: que no va a gobernar si su partido no es el más votado y que asume a todos los efectos el anexo del Pacto del Tinell, un decreto de ostracismo para el PP, por el que renuncia a establecer ningún acuerdo de gobierno con Piqué.
Esto quiere decir que él solo se ha puesto dos requisitos para llegar al Gobierno: que Montilla esté dispuesto a asumir el mismo compromiso que no estaba dispuesto a asumir Simancas, ni asumió Pérez Touriño, y a que ERC quiera pactar con él. Hé aquí un señor que si se va a la oposición no va a dar ninguna lástima a nadie. Se lo habrá ganado a pulso.
Lo que más llama la atención, con todo, es lo del notario, un acto gratuito con el que el señor Mas quiere reforzar su compromiso. Quizá él no sabe, o confía en que los ciudadanos no sepan, que el acta notarial no le va a obligar a cumplir los compromisos que firmó el lunes. El notario se limita a dar fe de que esas fueron las palabras del candidato. Pero su intervención, que aún tiene un pasar como fedatario de contratos privados es un acto verdaderamente ridículo cuando el programa y las promesas electorales son compromisos públicos asumidos a la luz del sol y transmitidos por todos los medios de comunicación, públicos y privados.
En realidad, el gesto de Mas es una invitación al psicoanálisis. Los políticos saben que su palabra carece de credibilidad y tratan de reforzarla mediante gestos como éste. Un notario, titular de un oficio que es un resto del Antiguo Régimen, avala la seriedad de nuestras intenciones. El abogado redacta el texto y el notario lo sanciona. Son profesiones insustituibles de este tiempo. O quizá no. Virgil Starkwell, personaje de Woody Allen en ‘Toma el dinero y corre’, recibe una noticia de su mujer:”quiero el divorcio. Mi abogado llamará a tu abogado”. Y él respondía:”No tengo abogado. Dile que llame a mi médico.”

eneko beltza dijo...

Titular de hoy

El Gobierno vasco dice que la decisión de encausar a Ibarretxe «no va a resultar gratuita»
--------

Qué razón tienen. Le va a costar a Ibarretxe una pasta en abogados porque el hombre ya tiene una posición y no reúne las condiciones para acceder a la justifica gratuita. Así que a rascarse el bolsillo. Que pongan una txozna para recaudar pasta y pagarle un buen abogado. Y que no le dejen a la Letizia Zenarruzabeitia decidir en este asunto porque ésa, por ahorrar, es capaz de buscarle un pasante baratito en vez de un primer espada de la abogacía.

eneko beltza dijo...

Lectura obligatoria para el día de hoy. Arregi en El Correo. No perciben Vds. que Joseba Arregi se está empezando a mosquear con Zapatero? Vamos, o que está ya mosqueado de cabo a rabo.



La receta
JOSEBA ARREGI /

Ya no cabe duda alguna. Lo ha proclamado el mismo Saramago: la sociedad vasca es una sociedad enferma. Y de esta afirmación del escritor portugués sólo puede extraerse una consecuencia: la sociedad vasca está necesitada de curación, necesita un remedio, una medicina para curarse. Necesita una receta.

Mucho antes de que Saramago proclamara el estado enfermizo de la sociedad vasca ha habido médicos, curanderos y magos de toda clase que se han empeñado en curar a la sociedad vasca, en encontrar la pócima mágica que resolviera el virus que la corroe, que no es otro que la violencia y el terror que ETA ha ejercido durante tanto tiempo desde el seno mismo de la sociedad, tomándola como razón, excusa y legitimación. Y todos ellos querían entrar en el 'hall of fame', en la gloria de la historia como los grandes pacificadores.

Pero ETA sigue ahí, no ha desaparecido, su presencia está viva, aunque lleve tiempo sin matar. Y ninguna de las recetas ofrecidas hasta ahora ha funcionado. Lo que se ha demostrado es que no existen pócimas mágicas. Pero, a pesar de todo, muchos siguen pensando que es cuestión de imaginación y de tenacidad el poder dar con la receta concreta. Batasuna la encontró en el método de las dos mesas. Y aunque algunos se empeñen en separarlas lógica y temporalmente, la verdad es que todo el mundo espera que el acuerdo de la mesa de partidos incluya la receta que permita la desaparición definitiva de ETA.

Seguimos, pues, buscando la receta, la pócima mágica. Y seguimos buscando por la misma vía de siempre, sólo que con cierto escarmiento por los fracasos acumulados. Y si todos los fracasos provienen de que nada existe de mágico en acabar con la violencia dando la razón al violento, ahora todo el mundo parece estar convencido de que de lo que se trata es de disimular la aceptación de las razones de ETA. No se habla de aceptar el derecho de autodeterminación, se habla en cambio de aceptar la decisión de los vascos como si de cosas sustancialmente distintas se tratara.

Todo el mundo político vasco con sus extensiones en el resto de España anda estrujándose el magín para ver si se da con la fórmula que permita decir lo que se quiere oír sin que parezca que se dice lo que no se debe decir, pero diciendo lo que pueda permitir romper el nudo gordiano. Nudo que sólo existe porque ETA se ha emperrado en convertirlo en tal por medio de la violencia y el terror.

Si bien el déficit democrático proclamado insistentemente por ETA-Batasuna es inaceptable para todos los demás, algunos hablan de la necesidad de ampliar el consenso que en su día permitió poner en marcha las instituciones estatutarias y ejercer poder, y no poco, en Euskadi. Y como hablar de ampliación del consenso suena muy bien, se da por entendido que la actual situación arrastra un defecto, la falta de suficiente consenso, olvidando que esa limitación se circunscribe a quienes quisieron la revolución a la fuerza -nunca mejor dicho-, y rechazaron cualquier reforma precisamente por ser reforma y no ruptura.

A partir de la necesidad supuestamente inocente de ampliar el consenso olvidando lo que se acaba de citar, se pasa a hablar de que las normas constitucionales y las leyes no deben ser inflexibles, deben ajustarse a la realidad social y no a la inversa (algo que nadie se atrevería a decir si de fraude fiscal se tratara, por ejemplo), de que la Constitución española la entienden algunos con una estrechez indebida, como si de un corsé se tratara, y de que es cuestión de dar rienda suelta a la imaginación a la hora de interpretarla. Al servicio de la paz, por supuesto. Al servicio de la ampliación del consenso, por supuesto. Lo que no se dice es que en la ampliación se puede perder tanto consenso como el que se gana, con la diferencia de que el consenso que se pierda nunca va a recurrir a la violencia y no va a tener más remedio que acomodarse. Pues eso, que se acomode.

El secreto de la receta, como el de todas las pócimas milagrosas, está en la indefinición, en encontrar fórmulas jurídicas que sean lo menos jurídicas posible, cuando el derecho, sin ser una ciencia matemática, exige no poca precisión en los términos que emplea. El secreto de la receta radica en la ambigüedad del lenguaje, una ambigüedad que refleja la indecisión: no ponemos límites, no fijamos las barreras, dejamos todo en un flujo para que cada cual entienda lo que crea conveniente, para que cada cual juegue su juego sin verse entorpecido por definiciones inflexibles y fórmulas claras.

El Congreso de los Diputados aceptará lo que los vascos decidan, dentro de la legalidad. El regocijo que esta fórmula produce en ETA-Batasuna es indicativo de que entienden el conjunto de la frase desde su primer elemento, rebajando el valor del segundo. Quienes defienden la formulación en su totalidad dicen, con razón, que la referencia a la legalidad limita lo que los vascos puedan decidir. Pero ¿y si alguien pregunta cuál es el territorio delimitado por la legalidad, dónde empieza y dónde termina esa legalidad, qué es posible y qué es imposible en esa legalidad?

Porque ateniéndose a una lectura nada estricta de la Constitución, el acuerdo que alcanzaran los vascos sería norma de obligado cumplimiento para todos y marco normativo de convivencia por virtud de su aprobación también por el Congreso de los Diputados. No bastaría el acuerdo de los vascos. No puede tratarse de un mero reconocimiento. Su aprobación, con los cambios que pudieran darse, por el Congreso lo convertiría en decisión no sólo de los vascos sino también del conjunto de los españoles, pasando a ser una norma jurídica posible sólo gracias a la Constitución, con todo lo que esto significa acerca de la residencia de la soberanía. ¿Es esto lo que se quiere decir cuando se añade a la aceptación de la decisión de los vascos eso de 'dentro de lo legalmente posible'?

Algunos añaden que sí. Y bueno sería que se dijera bien alto y claro, y que lo dijera quien más alto y claro lo puede decir: el presidente del Gobierno. Y bueno sería que cuando se van ofreciendo fórmulas desde los distintos nacionalismos vascos para esta receta, como la última que ha ofrecido el presidente del PNV, Josu Jon Imaz, diciendo que lo que es preciso es trasladar el sistema del Concierto Económico al conjunto del sistema político (equivalente a trasladar lo que es una excepción en el sistema constitucional español a regla general aplicada al territorio vasco en todas las cuestiones, olvidando que el propio Concierto fue el apaño que acompañó a la abolición de los fueros, por lo que es contradictorio querer las dos cosas a la vez, apaño y revocación de la abolición foral), sería bueno, repito, que alguien dijera que eso significa volver a introducir el plan Ibarretxe por la puerta trasera, romper el marco constitucional español y optar por un sistema confederal entre Euskadi y España, sistema que no respeta el pluralismo y la complejidad de los sentimientos de pertenencia de los ciudadanos vascos.

La indefinición y la indecisión tienen ganadores y perdedores, como todo en esta vida. Ganan los que están dispuestos a saltarse las normas a la torera y utilizarlas en provecho propio, los fuertes. Y pierden los que se atienen a las normas, los que respetan las leyes, los que limitan su voluntad personal y su capacidad interpretativa. Pierden los débiles, los que no están dispuestos a usar la fuerza.

Alguien pensará que siempre nos queda el Tribunal Constitucional. Pero en el caso de los recursos contra el nuevo Estatuto catalán, ya se están probando los argumentos para que dicho tribunal se acomode a aquello que algunos creen que la situación precisa, contraponiendo el principio democrático -aprobación por referéndum del nuevo Estatuto en Cataluña- al principio de legalidad -lo que es posible y lo que no con la Constitución en la mano-. Argumentos que dejan percibir que lo legal no puede sobreponerse a lo democrático. ¿Como si lo democrático pudiera existir como tal fuera de la legalidad, y como si lo legal pudiera no ser democrático!

Es preciso que en estos momentos de fiebre recetaria alguien diga bien alto y bien claro qué es posible y qué no es posible dentro de la Constitución, cuáles son los límites de lo que se puede acordar en la mesa de partidos, los límites de lo que los vascos pueden decidir. Sin ambigüedades. Sin fórmulas contradictorias en sí mismas. Antes de que sea demasiado tarde

Nahum dijo...

¿Para qué condenar a Eta si ya somos un interlocutor válido y se reúnen con nosotros en el Amara Plaza?

Los de HB pueden ser muchas cosas, pero no tontos, desde luego. No son necesarios los esfuerzos baldíos, piensan con razón.

Gracias a Julia por colgar lo del Diario.

negrito del africa tropical que cultivando cantaba el himno de riego (por goteo) dijo...

Tontería del día oida en el arradio de Radio Euskadi. Les habla Josu Ortuondo, flamante eurodiputado del PNV:

"Es un conflicto mucho anterior a la existencia de ETA. El conflicto de los vascos lleva desde la primera Constitución por la que se crea el Reino de España, la Constitución de Cádiz, donde los vascos no estamos encajados a nuestro gusto ni mucho menos. Allí nos vencen y nos obligan. Entonces hay conflicto".

Los comentarios los ponen ustedes, que yo ya he puesto bastante.

louella parsons dijo...

Mucho pide Arregi, vamos, que pide la madre del cordero. ¿Cómo va a gobernar el Presidente si destruye su pócima mágica, su fórmula de indefinición que a él le mantiene el la Moncloa porque no toma decisiones y al pueblo nos mantiene en el limbo del discurrir....?

Desencantado dijo...

Una consideración de votante de izquierdas de toda la vida (así me lo aprendí yo):

La baza principal del tándem ideológico Zapatero-Blanco era la capacidad de lograr sus objetivos de forma más o menos sibilina contra viento y marea. Ya ocurrió para desgracia de Bono en el Congreso del PSOE, a Maragall y a mucha otra gente en el camino.

Es decir, desde la óptica del votante socialista, eran gente con visión a medio/largo plazo y las habilidades/redaños para conseguir sus objetivos.

Todas esas teorías, en mi opinión, se han venido abajo con el asunto de Bono en Madrid. Es decir, uno de los suyos (nuestros, repito) ha sido capaz de desmantelar toda la teoría sobre la infalibilidad presidencial en la consecución de los objetivos que se plantea.

Hoy se descuelga Pernando con su redefinición del concepto terrorismo, que si no fuera por el tema del que se habla, sería divertido por patético.

Y digo yo: Si todo se ha ido al garete por un compañero de filas, es posible entonces que nos creamos que los Pernandos y Oteguis vayan a ser menos capaces? Y no lo digo porque Bono tenga menos ganas a Zapatero que el CCC (Clan de la Ceja Contínua), sino porque el acceso a información contrastable en el caso de Madrid era mucho más cercana y los objetivos mucho menos arriesgados.

En serio alguien realmente tiene la sensación de que Zapatero lleva las riendas del mal llamado "Proceso de Paz"?

Van a lograr lo que no logró nadie antes, Roldán incluido: que me pase al Blanco.

No al ideóblogo. Al voto.

Artemius Gordon dijo...

¡Viva la inversión!

"Los responsables del Gobierno vasco acusan al Tribunal de atentar «directamente contra la división de poderes» y de «romper y dejar en suspenso los derechos fundamentales del lehendakari para ejercer su acción política». «No es la primera vez que se sufre esta violación en este país, pero sí la primera vez que alguien se atreve a dirigirla contra su máxima autoridad», recuerdan."

Les escucho por el arradio dijo...

Hoy, en Onda Cero, Carlos Herrera ha entrevistado a Salvador Ulayar, hijo del alcalde de Etxarri Aranaz asesinado por ETA. Cuando ya había terminado la entrevista, Ulayar ha pedido la palabra para añadir:
"Quiero expresar mi agradecimiento a Hermann Tertsch, por su posición y sus palabras. Y quiero dejar bien claro que no es ni un ultra, ni un dictador."

Nahum dijo...

El desgarro en José María Calleja, entonces, debe de ser fuerte.

Hace dos años y medio, en el emotivo y valiente homenaje que Libertad Ya daba a la familia Ulayar, en el pueblo donde asesinaron al padre (y donde, por cierto, nombraron hijos predilectos a los etarras que lo asesinaron), José María Calleja dijo unas duras palabras contra los asesinos. Y estuvo en todo momento al lado de la familia Ulayar.

Y ahora ni los Ulayar le apoyan...

Atónita dijo...

Artemius, ¿La inversión no era lo de Zerolo?

Carmen de T. dijo...

Envío masivo de mensajes contra la negociación con ETA.

El procedimiento más sencillo es a través del formulario facilitado por HazteOir.org

Un saludo y que esto circule.
¡Tenemos que ser más que ellos!

julia dijo...

En este enlace pueden leer la carta de Esperanza Aguirre (y Gil de Biedma)publicada hoy en El País:

http://www.elpais.es/articulo/elpporopi/20061018elpepiopi_7/Tes/Plusvalías/inmobiliarias

Anónimo dijo...

Es lógico que Salvador Ulayar y no solo él entre las víctimas estén aterrorizadas ante un Calleja convertido en matón y mamporrero.
Tertsch lo unico que hace es seguir defendiendo lo que también Calleja defendía antes y lo hace con rotundidad y sin gracietas, gritos ni chascarrillos tan tipicos de don Jose Maria.

julia dijo...

Carmen, que ando yo un poco liada con esto. Ese formulario llevaría a enviar un email por grupo y no para cada diputado. ¿Es así?.

Don Vitto dijo...

¡Menos mal que el proceso discurre! Es la única esperanza que nos queda. Ni Suso del Toro, ni Pepiño, ni Zp parecen discurrir.

Carmen de T. dijo...

Julia,

Exactamente. Y se salva así el inconveniente del límite máximo de mensajes por envío.

Un sólo clik envía la carta (la propuesta, o la que uno prefiera escribir, a los 458 euroP.) .

Al poco rato, pueden recibirse algunos mensajes de error (son algunas direcciones que por lo que sea (tienen el buzón lleno, están anticuadas...) devuelven los mensajes. Pero son muy pocos. El grueso del envío se ha realizado.

Algunos euroP. son tan amables que contestan y todo.

Un saludo.

julia dijo...

Gracias Carmen, lo estaba haciendo de la manera más complicada. Ahora si me atrevo a recomendarlo. ¡ánimo!

Carmen de T. dijo...

Julia,

Todo lo anterior, de acuerdo con lo leído en HazteOir.org.
(Yo ya había escrito mi carta antes -tuve que hacer nueve envíos-, pero me consta -por conocidos que lo han usado- que este procedimiento funciona)

Un saludo.

Ignacio dijo...

A Joseba Arregui le pasa como a cada vez más gente, que acaban tragando con la mayor (la mesa) pensando en atrincherarse justo después en la vigilancia de los acuerdos. Así es como nos han derrotado.

me entristece mucho, leer al final de un análisis tan claro y lúcido, esta aceptación inconsciente de derrota:

"Es preciso que en estos momentos de fiebre recetaria alguien diga bien alto y bien claro qué es posible y qué no es posible dentro de la Constitución, cuáles son los límites de lo que se puede acordar en la mesa de partidos, los límites de lo que los vascos pueden decidir. Sin ambigüedades. Sin fórmulas contradictorias en sí mismas. Antes de que sea demasiado tarde."

Hemeroteco dijo...

Desde hoy, libre acceso a la hemerotec de El Mundo

julia dijo...

Ignacio, porque Arregui no es un librepensador -esa especie a proteger- sino, como tantos, esclavo de sus prejuicios, los que toquen. Por eso se llega tarde y por eso no aprendemos.

julia dijo...

Se me olvidó decir en el post anterior, un poco tajante, que J.Arregui, y sin saber mucho de él, también me parece un político valiente y honesto.

El hombre tranquilo dijo...

Lamentablemente, Joseba Arregi es una de las muchas personas del País Vasco que no acaban de encontrar su sitio, después de los acontecimientos que se han sucedido en los dos últimos años. Su abandono, o expulsión, del mundo nacionalista lo llevó a un acercamiento de las posturas que en ese momento defendía el PSE.
En noviembre de 2004 nace la plataforma Aldaketa (formada por ex políticos, sindicalistas, profesores de universidad y otros profesionales) para apoyar una posible alternancia en el gobierno de Euskadi. Además, hacen una defensa de la pluralidad de la sociedad vasca y reivindican el papel que el Estatuto y la Constitución han tenido en el desarrollo del autogobierno. Aunque no apoyaban a ningún partido en concreto, desde un primer momento estuvieron en la órbita del partido socialista (alguno de sus miembros aparecía en las listas del PSE en las autonómicas de 2005) El giro dado por los socialistas en estos últimos dos años, hace muy difícil que esta asociación pueda seguir defendiendo los principios que impulsaron su fundación.

Manifiesto fundacional de Aldaketa:
Defender la pluralidad, la recuperación del espíritu pactista, la estabilidad del marco constitucional y estatutario y la reivindicación de la memoria de las víctimas, a quienes considera también agentes políticos.

Uno de los integrantes de esta asociación era Francisco Egea, ex consejero socialista con Ardanza entre septiembre de 1997 y julio e 1998. Este personaje hoy es pieza fundamental en la negociación con ETA. Hombre de confianza de Ramón Jáuregui, parece la persona elegida por Zapatero para representar al gobierno en la negociación.

Con estos mimbres…

Hemeroteco dijo...

"No se puede decir al presidente de todos los españoles que consintió un asesinato", afirmaron fuentes del Gobierno, que consideraron que éste sería un "comportamiento penalizado en democracias modernas", advierte fuentes del Gobierno en referncia a las palabras de García-Escudero. (El Mundo)

Horas después, en declaraciones a Efe, fuentes del Gobierno han asegurado que el PP "ha pasado la raya" de lo tolerable en democracia al acusar al presidente del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, de "consentir" el asesinato a manos de ETA del socialista Joseba Pagazaurtundua, mientras el PSE mantenía conversaciones con Batasuna. "No se puede decir al presidente de todos los españoles que consintió un asesinato", han afirmado las mismas fuentes, que consideran que éste sería un "comportamiento penalizado en democracias modernas". (ABC)
................................

¿Saben lo que les pasa? No están familiarizados con la palabra, ni escrita, ni hablada.

MariscalZhukov- enfadado dijo...

Este pequeño bolchevique de medio pelo que es el portavoz del Gobierno se atreve a llamar a la agencia oficial de noticias del régimen -EFE- para transmitir un aviso a todos los medios españoles, afectos o no, anunciando que el Gobierno considera que están todos ellos obligados a controlar o vigilar a la oposición.

Y este personaje de la más profunda agrar o koljos-politik, un auténtico ignorante mamporrero de un semiculto, hace esto sin ruborizarse y quiere dar lecciones sobre lo que se hace en una democracia.
Por desgracia no se le puede descalificar buscándole un nombre entre los miembros de setenta años de buró político soviético. Jamás hubo nadie tan desasistido y menos culto que Moraleda. Sí hubo muchos con el mismo concepto de democracia que nos quiere inocular.

Señor Moraleda, o empieza a ordenar la detención de parlamentarios de la oposición que no quieren sentarse a tomar el té con los asesinos de Joseba Pagaza y el encarcelamiento de periodistas que no estén dispuestos a palanganear en su despacho y chivarle las actividades de otros colegas o ciudadanos no afectos o déjese de payasadas.
Lo demás son chulerías de barrio.

Adrede dijo...

MariscalZhukov- enfadado dijo...
_______________

Como siempre, insultando emboscado tras un nick.

¿Es sólo cobardía?

Gorkataplines dijo...

Mariscal.

Cuando las cosas llegan tan lejos como están llegando en el "Estado Español", proliferan por doquier los chulos de barrio. Cuatro ejemplos muy recientes:

Pernandito Barrena descolgándose con lo de que no pasa ni por lo más remoto de su pensamiento (en el supuesto de que pensara) el condenar la violencia. Como declaración de principios de una de las partes del "Proceso de paz" no está mal, y la otra parte no ha dicho esta boca es mía.

El Fiscal Pompidou enfangándose hasta las cejas en el más nauseabundo charco de la política con eso de que "seguiremos, bla, bla, bla,... A pesar de que algunos estén deseando que haya muertos...", y 24 horas después sigue en el cargo.

Moraleda, tan recién llegado de la dehesa castellana que se le ve el pelo desde lejos y apesta a oveja, permitiéndose amenazar a la prensa no adicta. Qué fue de la libertad de prensa?

Zenarruzabestia utilizando el lenguaje más genuinamente herrikotabernario para decir que "no les saldrá gratis enjuiciar al Presidente de Euskadi", y no le ha metido mano Pompidou, ni nadie, en sentido figurado claro, porque en el otro, ni al peor de mis enemigos.

MariscalZhukov dijo...

adredillo, los miserables dispuestos a tomar represalias desde el poder contra gente que se expresa, es decir sus amigos o usted mismo, son perfectamente capaces, técnicamente de saber quién le dice las cosas. El nick es solo para contarle a Usted, a Moraleda y a todos los adredillos del mundo, que no soy solo un nombre sino otra mucha gente que ya tiene miedo hasta a manifestarse por estos cauces para mostrar su indignación.
Sabemos de su capacidad de intimidación. Y el que no supiera ha sido ya públicamente amenazado por el vocero Moraleda.
A mí no me importa. No es un secreto pero soy muchos Zhukovs hartos de la mezquindad, miseria e instinto totalitario, gentucista y bolchevique de la tropa que anida hoy en el núcleo duro del PSOE.
Afectuosamente, su Mariscal.

Y lo dicho, empiecen a detener y las represalias en general. Puede que ya no valga con asustar ante tanta indignidad.
Si no, las amenazas son una boutade más.

Gorkataplines dijo...

Adrede.

No ha pensado usted que pueda ser también miedo, precaución, desconfianza? Aquí sabemos mucho de miedo, y es que hay que ver cómo las gastan los socios del proceso de paz, y me refiero a las dos partes, porque si los de la txapela son más bien malos, cuando Rubalcaba y compañía se mosquearon con los escándalos del crimen de estado y la corrupción, no crea usted que se anduvieron con muchos miramientos.

Y, claro, con lo oscuro que se está poniendo el cielo no parece mala idea ponerse a cubierto.

Adredillo para el emboscado dijo...

Vean lo bien que funciona la hemeroteca de El Mundo, ya abierta y gratis, y el retrato certero que hace de un tal H.T.
-----
Rectificación que deja en evidencia


48 horas después de que anunciáramos la adopción de medidas legales, el columnista de El País, Hermann Tersch publicaba ayer un artículo de rectificación para retractarse de las falsedades que había propagado en relación con EL MUNDO y la muerte de Julio A. Parrado. Al explicarse no solamente ha dejado patente su negligencia profesional sino también la perversión de su proceso mental. Viene a alegar que dadas las maldades de todo tipo que se atribuyen a EL MUNDO y especialmente a su director dio por buenas las falsedades sin molestarse en comprobarlas en fuentes solventes. Un argumento a mitad de camino entre lo patético y lo cómico que han utilizado los sistemas de pensamiento totalitario y que desemboca en la subversión de la carga de la prueba. En todo caso, EL MUNDO da por buena la rectificación y deja zanjado el asunto desde el punto de vista legal.

El Mundo 24 de abril de 2003

Melò Cucurbitaciet dijo...

"Bernardo Atxaga explicó que a él mismo le han llegado a llamar «el Pío Moa vasco» por sus críticas a la banda terrorista ETA "

Ya recuerdo las pintadas, sí. Y las fotos en las manifestaciones y sus artículos.

¿¿¿Pío Moa???

Hermann Tertsch dijo...

Me avisan que ha salido de las sentinas un tal adredillo hablando de mí y de una pequeña y vieja cuita habida con unos colegas. Creerá el miserable me va a hacer daño a estas alturas con aquel incidente. Bobos que son los palanganeros.
Aquí va lo entonces dicho y por lo demás decirle al adredillo que esto no es un nick y me gustaría saber si realmente pretende ser alguien que está por aquí adrede.




La rectificación
HERMANN TERTSCH
EL PAÍS - Internacional - 23-04-2003
Resulta muy difícil escribir unas líneas para rectificar una información escrita y firmada por mí que -como todo lo que firmo en este periódico que es el mío desde hace veinte años- se publicó bajo mi entera responsabilidad el pasado día 11 de abril bajo el título de Periodistas en guerra. Es la primera vez que me veo obligado a hacerlo para mantenerme fiel a ciertos principios que he defendido en público e intentado respetar en mi trabajo. Siempre he sentido pena por aquellos que no saben reconocer sus errores, son incapaces de enmendarlos y suelen estar por ello condenados a repetirlos. Incluso quienes medran con tal hábito y se encumbran en el poder y la influencia infunden más temor que afecto o respeto. Este triste episodio lo demuestra una vez más.

Un documento en poder de El Mundo confirma, según la dirección de ese diario, que Julio Anguita Parrado "disponía de un chaleco de protección SI IIIA" que había comprado la empresa editora en un lote de seis. En mi artículo, pedía a los periodistas que habían hecho un desplante a Aznar que se plantaran "ante quien obligó a Julio a comprarse el chaleco antibalas con su dinero, lo que le impidió tener uno que le hubiera permitido cumplir los requisitos de seguridad que se exigía para sumarse al convoy que partía hacia Bagdad y abandonar el campamento donde murió". Disponía de varias fuentes que así lo afirmaban, incluida alguna en el diario de nuestro desafortunado compañero.

Todo parece indicar que me dieron un dato erróneo, no sé si con buena o mala fe, pero esto no puede ni debe servirme de excusa. Es ahora evidente que debería haber puesto más ahínco en confirmar el dato. Sin el cual, por cierto, el artículo habría sido prácticamente el mismo. Por eso probablemente me duele aún más este error. Varios colegas me recomendaron someter a mayor escrutinio la famosa factura. Me he negado a ello y la doy por válida e incontestada. No seré yo quien intente encubrir un desliz propio con supuestos montajes ajenos. Pido por tanto disculpas por este error a quienes se sientan afectados y en primer lugar a mi propio diario por haberle llevado a publicar un dato que, desmentido por el documento que obra en poder de El Mundo, no puedo reafirmar. La responsabilidad es mía. Eso sí, sólo ésa. Porque no soy responsable de que la dirección de ese periódico se sintiera aludida cuando hablaba de "periodistas a los que sus directores mandan a la guerra sin un miserable seguro". Existen, no lo duden. Pero yo no citaba a Julio.

Dicho esto, y sin ánimo de agitar aún más las turbulentas aguas del periodismo nacional, quiero compartir un par de reflexiones e interrogantes a las que me ha inducido mi error, así como las valientes declaraciones de Mercedes Gallego y las reacciones en general tras la muerte de Julio Parrado y José Couso. ¿Cómo pudimos, yo y tantos otros, considerar tan perfectamente verosímil la aberración que habría supuesto el hecho de que una empresa obligara a un periodista a comprarse su propio chaleco para ir a semejante guerra? ¿Cómo es posible que, pertrechado con tan excelente chaleco SI IIIA, "homologado por el Ejército israelí", Julio no pudiera sumarse al convoy hacia Bagdad?

¿Por qué el joven periodista no estalló en júbilo cuando el director de su periódico -según éste afirma en carta publicada en EL PAÍS el 12 de abril- le comunicó su ingreso en plantilla "el próximo 1 de mayo", máxime en un momento en el que se multiplican las bajas incentivadas? ¿Cómo logró Julio reprimir su felicidad y mantener en absoluto secreto tamaña buena nueva? Finalmente: ¿por qué me felicitaron tantos colegas -quizás más gente de El Mundo que de otros medios y mi propio diario- por ese artículo, a pesar de saber ya o comunicarles yo que contenía el imperdonable error de un dato no suficientemente contrastado que se me podía refutar con autoridad? ¿Por qué hay tanta gente allí y en todas partes que considera a Ramírez incapaz de decir una verdad que no le beneficie?

En todo caso, y aunque plagado de dudas, doy por errónea mi afirmación sobre el chaleco de Julio Anguita Parrado, reitero mi pésame a su familia y a sus compañeros de redacción, como a los de José Couso, y por mi parte doy por zanjado este triste episodio, dejando claro que sólo he rectificado una frase de un artículo de más de dos folios que me parece más actual hoy que cuando se publicó. Concluyo estas líneas expresando mi esperanza -confieso que frágil- en que no tengamos que lamentar más muertes de colegas, en que la obscena precariedad en la profesión sea un fenómeno pasajero, en que directivos y empresas sientan vergüenza cuando mercadean con cuerpos y tragedias y, finalmente, en que ciertas personas -recuperadas de tanto sollozo y santa indignación- no vuelvan a tener la osadía de hablar de deontología profesional. Porque ni un error ni mil merecen el castigo de la náusea permanente.

--------------------------------------------------------------------------------

Utilidades

Librepensadores dijo...

Esa es la cuestión: la estrategia dominante, quién domina en el viejo pulso entre Estado y delincuente / mafioso.
El proceso de paz ha invertido la tendencia al declive político, social y cultural del nacionalismo violento, la cual empezó con el asesinato de Miguel Ángel Blanco. Ése es su mayor precio, seguido por que confirma la debilidad crónica del Estado.

El Estado pierde el dominio con la condescendencia o el apaciguamiento de ETA, que sólo pueden acortar su disolución, a cambio de costes previsibles en forma de tratamiento político y penal de favor y de costes, imprevisibles pero evidentes, de credibilidad del Estado y, por tanto, de arraigo.

Recordemos reacciones diferentes de Estados diferentes:
Alemania con la Baader Meinhoff, Italia con las Brigadas Rojas, Francia en Córcega y con la propia ETA, son ejemplos de Estados conscientes de su función y responsables de su ejercicio al no suplirla por el diálogo. De ahí su fuerza (respaldo social) y la debilidad correspondiente de cualquier iniciativa terrorista. Ley y policía es política también.

Saludos, Bartleby.

Jokin dijo...

EL País también era mi periódico hasta hace cosa de cuatro o cinco años (sin trabajar en él, evidente), don Hermann.

A partir de aquel artículo de infausto recuerdo de Don Juan Luis en el que proclamaba la cacería contra Nicolás Redondo y las bonanzas del pobrecito nacionalismo vasco -que tan encarnizadamente había sido satanizado durante la campaña de mayo del 2001-, mi fidelidad al perióduico fue menguando, y lo iba alternando con otros diarios, hasta llegar a comprarlo sólo los jueves (para leer a Patxo) y los sábados (por Babelia). En esa situación me encontraba todavía hace dos años.

Con el tiempo, dejé de comprarlo también los jueves -que me perdone Patxo- y sólo me mantuve fiel al Babelia (haciendo de tripas corazón en el asunto Echevarría-Atxaga, claro).

Hasta que llegué al Babelia del sábado pasado y veo que los prisitas, con Santos Juliá a la cabeza, son capaces de darle la vuelta a todo en este mundo, incluso al asunto Günter Grass.

En lugar de admitir que muchas voces de la izquierda se han convertido como auténticos curas, que predican una cosa y hacen o han hecho otra, en lugar de hacer algún chistecillo en torno a Grass en Eva Hache (como las decenas de miles de bromitas y chistecillos fáciles que hacen sobre Ratzinger, y eso que el comportamiento de éste en torno a su pasado es cien mil veces más honesto que el de Grass), Babelia plantea la cuestión Grass más o menos así: "Frente a un intelectual europeo de izquierdas como Grass, que hace un mea culpa en torno a su pasado, ningún escritor español de derechas ha ejercido nunca ningún mea culpa en torno a su participación con el fascismo franquista", y a continuación una retahíla de artículos malos de solemnidad contra Cela, Torrente Ballester, Laín Entralgo, etc...

Aparte de que la extrapolación de mea culpas que pretende trazar no es correcta (una cosa es pedir perdón o no hacerlo por tu pasado reconocido y otra falsear tu pasado durante 60 años), la analogía entre Alemania y España que los susotoroides quieren trazar no se sostiene, ya que aquí hubo una guerra civil.

Al cuadernillo le salvó el artículo de Andrés Trapiello, que estuvo muy bien (afirma que hubo cuatro Españas, tesis razonable), y que fue por cierto el único en recordar otro caso flagrante de no-mea culpa: el de Rafael Alberti, por haber ensalzado , conversado amistosamente y añorado durante décadas al que posiblemente fue el mayor asesino en serie de la historia de la humanidad.

Un saludo,

Jokin

leyendo por el camino voy... dijo...

Como se dediquen ustedes a contestar a Adrede, despídanse del blog. Aunque me ha gustado mucho la reacción del mariscal y de H. Tertsch. Bravo.

Bremaneur dijo...

Bravo, Mariscal. Siempre a sus órdenes, el cuello tenso como la soga del ahorcado, dispuesto a entrar en la batalla.

Adredillo, el hombre que habla de anonimatos emboscado tras un pseudónimo. A los que no conozcan el blog de Espada: a este provocador de medio pelo, ni puñetero caso.

Brema dijo...

Porque ni un error ni mil merecen el castigo de la náusea permanente.
***
Santas palabras.

leyendo por el camino voy... dijo...

Estoy viendo a Enrique Barón, eurodiputado socialista, en Telemadrid, entrevistado por el nuevo director de las noticias de la noche. Hacía mucho tiempo que no le veía y contemplo un envejecimiento poco agradable. Qué poco noble se le ha quedado el gesto. Y lo qué dice. Pobres víctimas. A ver qué pasa el día 25, pero qué poca confianza inspira Europa.