22 febrero, 2009

Iberretxe, la orejita




Ya no saben qué prometer. El PNV, como siempre, ha ido un paso más allá, como lo demuestra el cartel electoral que hoy aparece en la prensa vasca. El logotipo electoral del candidato impide ver con claridad si el galán deposita un beso en la mejilla de la joven o le está tascando delicadamente el lóbulo.

"Saber hacer", dice el eslogan, con la propensión a acumular infinitivos, que es rasgo de estilo de la casa, pero a juzgar por la expresión de gozo íntimo de la votante no cabe duda de que sí, que saben hacer.

"Y a mí, ¿quién me va a comer la orejita para que vote a Ibarretxe?", se preguntan esperanzados miles de vascos. Urge una respuesta por parte de los directores de campaña del Partido-guía. La ilusión de tantos vascos tiene los días contados y apenas quedan seis hasta el cierre de campaña. Si se nos permite hacer alguna sugerencia, la foto del cartel daría pie a una nueva orientación de la campaña: el lehendakari de la esperanza, el lehendakari de la ilusión, el lehendakari de la cosquillita íntima y así. El lehendakari del respeto, dice el cartel y algunos de ustedes se preguntarán si viene a cuento.

Siempre viene a cuento, especialmente en lances como el que prefigura la foto. Lo decía José Luis Cuerda, en una película que hizo antes del sectarismo, 'Amanece, que no es poco'. La idea y el guión eran suyos. Cuesta trabajo imaginarse que cualquier artista de la zeja se tomara hoy estas libertades con la corrección política. Pero fíjense en el concepto clave del respeto:

Chus Lampreave.-No está bien que te pasees por el pueblo del brazo de la mujer de otro… como un pagano. No me extraña que no pases de catecúmeno.

Samuel Claxton.-No es eso, madre. No paso de catecúmeno porque soy negro…

Rosalía Dans.-Eres minoría étnica.

S. Claxton.-Minoría étnica… y negro como un tizón.

R. Dans.-De todas formas, tú eres un poco llorón, porque el respeto que se tiene hoy a las minorías étnicas… Fíjate en mi comportamiento contigo durante los coitos, por ejemplo.








86 comentarios:

gorkataplines dijo...

Liberales (2)
JON JUARISTI

INSISTO. Leer a Benedetto Croce resulta una actividad fecunda y hasta divertida, en medio de la granizada que está cayendo, sobre el PP, desde la prensa orgánica y la Audiencia Nacional. Lo malo es que no hay forma de encontrarlo en las librerías españolas. Así que a lo mejor preparo, cualquier día de éstos, una antología de mi colección de La Critica (se escribe así en italiano, sin tilde), rareza bibliográfica que, en su día, me costó un congo, el mejor empleado a lo largo de mi vida de penuria.
Croce acertó en su interpretación del fascismo como continuación del socialismo por otros medios, intuición apoyada en Clausewitz, que el marxismo académico trató de contrarrestar, oponiéndole la curiosa teoría del fascismo como desarrollo del liberalismo (fue la tesis oficial de los partidos estalinistas, que todavía hoy sigue defendiendo Emilio Gentile, con cierto éxito entre la izquierda universitaria). Creo que fue Daniel Bell, aunque puede que me equivoque, quien, a la observación de algún progre europeo acerca de la frecuencia con que el fascismo planeaba por encima de los Estados Unidos, replicó graciosa y raudamente: «Planear, lo que se dice planear, es posible. Pero siempre toma tierra en Europa». Y es que donde no había socialismo no prendió el fascismo, aunque existiera, como en Estados Unidos, una izquierda anarquista y un sindicalismo combativo. A partir de esa comprobación, cabían dos hipótesis: que el fascismo fuera el resultado de una radicalización defensiva del liberalismo -o de la burguesía- frente al bolchevismo, como querían los comunistas, o que hubiera surgido de un desdoblamiento del socialismo, también por reacción, en buena parte mimética, a la bolchevización de amplios sectores de los propios partidos socialistas. Esto último es lo que pensaba Croce, porque era justamente lo que había pasado con Mussolini delante de sus narices. Y Croce podría ser todo lo idealista que se quiera, pero fue también el mejor historiador italiano de su tiempo.
Incluso los comunistas suscribieron esta evidencia histórica hasta la adopción tardía de la estrategia de los frentes populares, improvisada cuando ya los partidos fascistas de Alemania e Italia habían encuadrado a la mayor parte de los obreros de sus respectivos países (en España y Francia, la estrategia frentepopulista consiguió convertir muy pronto a los liberales en fascistas, quod erat demonstrandum). A toro pasado, Pasolini fue lo bastante perspicaz para advertir en el movimiento de mayo del sesenta y ocho un aire de familia con la primera fase de los fascismos. Pero es que Pasolini se había aprendido de memoria a Gramsci, que, a su vez, había dedicado sus largos ocios carcelarios a la lectura de Croce y de otros autores hoy olvidados, como Toffanin, de los que tomó la idea de la pésima recepción de Maquiavelo en la modernidad italiana, que lo habría leído a través del filtro del tacitismo. En España, apenas se leyó al florentino, y lo que predominó, como es sabido, fue un tacitismo independiente, que permitía someter oficialmente la política a la moral mientras se cometían todas las tropelías y desmanes que hicieran falta para gobernar el imperio. Del Maquiavelo sin filtros surge lo mejor del liberalismo, incluso en sus versiones más recientes, como el liberalismo «trágico» de Isaiah Berlin, que no es más que una nota a pie de página a Il Principe (así, sin tilde). De la tradición del tacitismo vienen otras cosas, ya sea el fascismo puro y duro, según Croce, o las nuevas formas totalitarias de progresismo que apelan a la moralina edulcorada.

balsera dijo...

¡¡Canastos!! Este anuncio me recuerda...

luigi dijo...

El beso de la paz/El beso de Juan Judas.

candela dijo...

Un Gobierno empeñado en acabar con la oposición por lo civil o por lo criminal, escribe Camacho

Buenos días.

Monsieur de Sans-Foy dijo...

TRABAJAR LA PAZ

Parece ser que en Sabin Etxea han hecho "brain storming" de ideas para la campaña.
Los panzudos burukides, siempre sudorosos en estas horas próximas al parto, se han estrujado el magín pensando qué decir a las ovejitas para que hagan lo que deben.
Qué momento breve de angustia, ése en el que el pastor sabe a sus ovejas solas ante su responsabilidad siete veces milenaria... y no puede auxiliarlas ni con la makila ni con Lagun, el perro pastor de pura raza baska...
Hasta ahora, las ovejitas han hecho lo que debían, pero estos sudores de parto no se los quita nadie a nuestros panzudos burukides.

Y no parece que el cacumen les haya dado mucho de sí. Por eso han decidido sumar todos los eslóganes que se les ocurrían, como quien dispara con perdigón fino:

En el mismo cartel tenemos la gozosa comedura de oreja, promesa de dichas aún más íntimas.
Bajo el "VOTA PNV", ese "saber hacer", que, suponemos ,explica la extasiada sonrisa de Euskadi mientras le comen la aurícula.

Sobrepuestas, en fila de a tres, las letras que componen el nombre del líder, del primero entre los baskos: IBARRETXE, cuya efigie, en pose James Bond, sustituye a la "I".

Y cerrando cartel, por si no hubiese bastante, otro eslogan. Mi favorito:
"EL LEHENDAKARI PARA TRABAJAR LA PAZ".
¿Trabajar la paz?
¿Como se trabaja el hierro sobre el yunque? ¿A martillazos?

Definitivamente, para éstos, la paz es un material noble -y maleable- que sirve para muchas cosas, (si te la trabajas bien)

uno, que arregla zapatos dijo...

Parece ser que en Sabin Etxea han hecho "brain storming" de ideas para la campaña.

Don Monsieur los burutzales jelkurus siguen en su peculiar mundo.

Es peor, mucho peor: es…peluznante.

García Francés dijo...

Este humor es más negro....

El mendigo que pedía para balas

Esta es una de esas historias surrealistas que sólo pueden suceder en mi querido país donde el plomo flota y la madera se hunde.

La policía detuvo un mendigo en Los Mártires, un barrio de la capital colombiana tomado por indigentes y camellos, a menos de un kilómetro de la Casa de Nariño, sede del gobierno.

Hasta ahí, todo normal. Lo curioso es que para pedir limosna intimidaba a los transeúntes con una “metra” que aseguró haber encontrado entre la basura de un vertedero.

Pedía monedas amenazando a los asustados viandantes con una “Micro UZI”, el arma fetiche de los sicarios, capaz de disparar 1700 proyectiles por minuto del calibre 9 mm. Parabellum

Micro UZI

Y nosotros nos quejamos de los "gorrillas", por si nos rayan el coche.

El mendigo que pedía para balas

uno, que arregla zapatos dijo...

Burutzales jelkides, como todo el mundo sabe.

uno, que arregla zapatos dijo...

Celtiberia carpetovetónica:

El Ayuntamiento de Baena emitía facturas falsas para pagar en un club de alterne

Esta supuesta trama de corrupción está siendo investigada por la Guardia Civil a instancias del Juzgado de Instrucción número uno de Baena. El Ayuntamiento está dirigido por el socialista Luis Moreno, senador desde hace 14 años. 

Tal y como informa El Mundo, las facturas falsas básicamente se conseguían en la emisión de facturas a nombre del Ayuntamiento en las que aparecían una serie de trabajos inexistentes. Posteriormente, una vez blanqueado el dinero, algunos cargos utilizaban estos fondos para acudir a exclusivos clubes de alterne en Puerto Banús como el Milady Place así como para otros caprichos.

En una conversación pinchada entre el alcalde y su secretario, el regidor le dice: "las cuentas llévalas mejor, ¿eh? Las cuentas de la otra vez son infumables". "Vamos a ver, esas cuentas pueden dar un mal rato en cualquier momento, así que nunca mais", sentencia Moreno. Pero Santano le replica y subraya que "pero que no, no voy a hacer yo algo que nos pillen por un viaje, habremos hecho cosas peores".
Durante las grabaciones de la Guardia Civil, también se ve la preocupación del secretario por no utilizar nunca su dinero, aunque fuera sólo de adelanto, para los clubes de alterne. En una conversación entre el secretario y otro empleado, ambos imputados, Santano le dice que "te estoy diciendo que, hombre, no te adelante mucho, que te adelante, ohh, unos mil euros, con mil euros tenemos para mañana". Y el hombre de confianza del alcalde concluye diciendo que "a mi me da cosa gastarme dinero mío...en estas cosas".


Un alcalde-senador con nombre de "artista" de la voz interior, un lugar al oeste del edén copular (Milady Place, cuya traducción al ibérico podría ser "El rincón de la señorita") y una frase cincelada en el "inconsciente colectivo": "a mi me da cosa gastarme dinero mío...en estas cosas"

uno, que arregla zapatos dijo...

Arcarde: las cuentas llévalas mejor, ¿eh? Las cuentas de la otra vez son infumables. A ver si te enteras que no puedes emitir este documento:

"vale por una copa de marca y una felación hasta el fobndo en el club Milady Place por trabajos de albañilería, derribo de paramentos interiores y pintado al gotelé en el garaje de verano del consistorio municipal".

uno, que arregla zapatos dijo...

Baena: localidad de la provincia andaluza cercana "cinejéticamente" a Puertollano que posee el ayuntamiento más carnal del sur de Sierra Morena (y rubia y pelrroja).

Persio dijo...

No sabía que Mr. Spook tuviera orejas...

catalina dijo...

Si Sabino Arana levantara la cabeza (que Dios no lo quiera)... pero si eso de los besos es cosa de maketos.

catalina dijo...

Se ve que los tiempos han cambiado sin remedio, envenenando esta casta tierra.
Con el Tamagochi enternecedor, estas fotos con besitos inocentes o íntimos, según el gusto, y el entrañable Mr Spock (¡otra vez cejas!) llegando a los confines del universo, abarcan todo el espectro de euskovotantes, gente tierna y besucona donde la haya.

El maligno tocado con chapela y con otros abominables disfraces se lleva al resto. Acerquen la nariz como en la foto y notarán que no es igual, que apesta a azufre.

Hermann Tertsch dijo...

Magnífico Juaristi. La deriva en nuestro país es absolutamente de manual. Los socialistas zapateriles llevan tiempo ya en su particular marcha sobre Roma.

c.hoyos dijo...

Buenas...

Resumen del anuncio: Los votantes del PNV son facilones y se dejan...y claro, Ibarretxe se aprovecha.

Mandarin Goose dijo...

Oigan, eso de los recechos nocturnos de los jabalíes...

Que nos iluminen con los faros los cazadores sensatos pero juraría que están prohibidísimos, para lo guardias, los ministros, los cazadores rasos y los sobresalientes

(Eso y lo de hacerles los charcos de gasolina, cebarlos con grano, poner huevos envenenados, trampas...)

Vamos, que rascando rascando resulta que los ilustres próceres patrios son unos furtivos de carajo... A ver, donde están lo ecologistas, que no se les oyeeeeeee

catalina dijo...

Maese TAPLINES,

Impresionantes sus apariciones a modo de monstruo del lago Ness, con su regalo dominical puesto en la orilla. ¿De quién huye usted? ¿Tan grave es lo que ha hecho? ¿Necesita ayuda?

Aparezca usted de forma duradera, haga el favor.

si, bwana dijo...

Estas paparruchas son dignas del mismísimo Chavez. No se me ha escapado en el blog.

Monsieur de Sans-Foy dijo...

De fuentes fiables sé que el señor TAPLINES no puede venir porque está haciendo nosequé con un consolador. Si quieren detalles, que se los dé él.
Yo, hay ciertas cosas...

El Capitán Trueno dijo...

¿GOBERNARÁ PATXI MONTILLA?

A pesar de que muchas encuestas -pero no todas- apuntan a que Ibarretxe y sus 'mariachis' nacionalistas podrían no alcanzar los 38 escaños de la mayoría absoluta en el parlamento vasco, y en consecuencia afirman que el PSE podría gobernar, la probabilidad de que haya un gobierno constitucionalista en Ajuriaenea es a mi parecer ínfima.

Veamos; el PNV todavía puede ganar las elecciones en número de votos e incluso en escaños, y tiene una serie de palafreneros, como los pocos diputados que va a sacar ese partido presto a desaparecer que es EA, de palanganeros, como los de ese 'Madrazo el rojazo con cargazo' que ve peligrar su escaño por Vizcaya, e incluso de mamporreros, como los de Aralar, antiguos compañeros de viaje de ETA, para apuntalar la lehendakaritza.

Pero si Ibarretxe y sus 'mariachis' no llegaran a la cifra mágica de 38 parlamentarios, cabría la posibilidad de un gobierno nacionalista en minoría si al otro lado no se ponen de acuerdo. Y presumo que no lo harán porque Patxi Montilla, perdón José López, perdón Patxi Touriño, perdón Patxi Zapatero... bueno, como se llame el peón vasco del inquilino de la Moncloa, no permitirá jamás un pacto con el PP.

Si Patxi Montilla tiene posibilidades de gobernar, nunca lo hará con el PP, sino que unirá sus fuerzas a nacionalistas que siempre están dispuestos a lo que sea con tal de mantener la poltrona, lo que les da como neocaciques que son el régimen clientelar necesario para perpetuarse en el poder. Montilla gobierna con un programa nacionalista en Cataluña, y lo mismo hace Touriño en Galicia. Si Patxi Montilla gobierna lo hará también 'en nacionalista', sea en coalición con el PNV, o en minoría apoyado por este partido o por las minorías de izquierda nacionalista.

Todo ello por una razón muy simple: la estrategia del PSOE desde hace ochos años consiste en un programa de alianza estable con los nacionalistas secesionistas de todas las regiones de España para confirmar una especie de PRI confederal a la española que les perpetúe en el poder por muchos años. Por eso no habrá gobierno constitucionalista en la comunidad vasca.

Salud, ciudadanos
La Cataluña ilustrada

El Capitán Trueno dijo...

BASAGOITI, ENANO MORAL Y POLÍTICO

La putrefacción general del PP ha llegado al PP vasco. El 'pobre Basagoiti' ha olvidado que su enemigo -o al menos el enemigo de los españoles- es el nacionalismo vasco, y lanza sus armas contra la humilde UPyD de Rosa Díez. Sólo se le ocurre decir que la valiente líder del partido que va a dar la sorpresa en las próximas elecciones tiene más votos en el barrio de Salamanca de Madrid que en Euskadi (sic).

Y no digo lo de 'pobre Basagoiti' porque su catadura moral sea deleznable al referirse a una mujer y a un colectivo que en la comunidad vasca surgió de 'Basta ya', un ejemplo de combate democrático contra el nacionalismo obligatorio y sus secuela el terrorismo vasco.

Digo lo de 'pobre Basagoiti' porque este personajillo demostró tener menos visión política que un ciego, cuando anunció a bombo y platillo, al ser elegido líder del PP vasco tras la ejecución política de María San Gil, que quería convertir al PP vasco en una UPN vasca. Justo tres meses después estalló UPN, dinamitado por el foralismo de Sanz y la renuncia a encamarse con el PSOE de algunos afiliados que fundaron un PP navarro.

Basagoti, 'ojo de lince' de la política vasca. Basagoiti, enano moral y político.

Salud, ciudadanos
La Cataluña ilustrada

Jokin dijo...

Perdone, Capitán Trueno, pero me parece que usted se está pasando con Basagoiti. Desde luego, el giro pop que el PP ha imprimido a su propaganda es muy discutible. Pero creo que alguien que, como Basagoiti, ha hipotecado su vida y la de su familia en el sinvivir que es ser la cabeza visible del PP en el País Vasco -y no me refiero sólo a la amenaza de ETA sino también al cordón sanitario del que participan todos los partidos incluyendo al PSE-, merece un mínimo de respeto por parte nuestra.

Por otra parte, a veces me da la sensación de que, en este foro, todo lo que hace UPD está bien. Y mira por dónde, que yo, potencial votante de UPD en éstas u otras elecciones, abro el otro día el Correo y me encuentro una entrevista a un señor mayor, nº 25 de UPD por Vizcaya, diciendo: "He aprendido mucho de Carillo". Leo la entrevista para saber si el titular está sacado de contexto, y no, no lo está. El señor es un entusiasta de Carrillo.

¿Alguien se imagina cuál sería la reacción en este blog si alguien del PP vasco hubiera perpetrado un disparate semejante? Pues eso, que menos doble rasero, y que nadie debería ser inmune a la crítica.

balsera dijo...

Pepe Blanco y VillaPSOE

Aitor Mento dijo...

D. Jokin :

No es que yo apoye por sistema a UPyD, quienes conocen mi andadura aquí como remero saben que no ha sido precisamente asi.

Pero yo le diría lo que le dije a la querida Louella Parsons el otro día. Aquí no sólo el sr. Basagoiti ha hipotecado su vida. También María San Gil. Y hasta José María Aznar, y mire usted dónde están. Y mientras tanto, Basagoiti prometiendo puestos de trabajo y diciendo cosas en plan populista-socialista que no se las cree ni él.

Por hipotecar la vida, querido amigo, se la han hipotecado muchos. No sólo el PP. También todo UPyD y hasta el PSE, que en este último caso, ETA ha demostrado con creces que no distingue entre constitucionalistas y más pro-nacionalistas a la hora de llevarse por delante a un cargo.
Pero ocurre que, en vez de estar estos tres partidos unidos, como sería lo deseable, han tomado caminos diferentes. Y ocurrido esto, hay que elegir la mejor opción para cada uno de nosotros.

Por lo que he dicho a mí me parece que ahora mismo lo es UPyD, en contra de lo que me parecía hace un par de meses. El tiempo va diciendo cosas.

Eso sí, también le diré a vd. que no es cierto que en esta nave creamos que todo lo que hace UPyD esté bien. De una cosa a la otra, al menos en mi caso, va un abismo. Y recurrentemente hemos mantenido aquí debates al respecto. Lo que es a mí, ante todo, me repatea el sectarismo, "venga de donde venga".

Lo de Tomás Tueros ? Bueno, él tiene sus amistades, y puede compartirse o no, pero lo mismo que las tiene gente del PP. Yo no le daría mayor importancia.

P.D : Doña Pussy, don Lindo, circunstancias ajenas a mi voluntad me han impedido finalmente coger el coche y plantarme en Vitoria. Me hubiera encantado poder estar.

cáspita dijo...

Sostenía Florencio Domínguez en un artículo del 14.02.09 en El Correo que quienes hablamos de hegemonía nacionalista en el País Vasco cometemos un exceso que no ayuda a comprender la realidad. Que realmente no habría tal hegemonía y que lo que distingue a la CAV es su pluralidad gracias a la cual el nacionalismo se ve obligado una y otra vez a pactar. Acaba su artículo con ese guiño, casi ritual a estas alturas entre cierta gente, acerca de la posibilidad de que PP y Psoe desalojen de una vez al PNV, lo que no haría más que corroborar lo ficticio de esa hegemonía a la que se alude en el artículo. Dos serian los factores que según el periodista habrían contribuido a la extensión de la creencia en la hegemonía del nacionalismo. Por un lado, la posición central del Pnv en todos los cocidos que afectan al poder político en la CAV durante 30 años y por otro el terror de la Eta. Al primer factor el autor parece reconocerle cierto peso real en el ámbito interno de la comunidad autónoma vasca. Los efectos hegemónicos del terror en cambio los remite únicamente al exterior, como si se tratara de algo que quedara circunscrito a las miradas de los extranjeros cada vez que ven por sus respectivas teles nacionales la noticia de un atentado de la Eta mientras distraídamente escuchan al locutor algún comentario sobre “la lucha de los independentistas vascos” . Al acabar de leer el artículo me han asaltado dos dudas: la primera concierne al hecho de que las apariencias, saber manejarlas cual juego de sombras, bien pudieran formar parte del arte de la política y constituir de este modo un elemento igual de real que otros en una concepción de la hegemonía más amplia que el mero recuento electoral: banderas, himnos, lenguaje, los símbolos nacionalistas marcando el terreno dónde el juego político va a desarrollarse independientemente del porcentaje electoral de cada partido. La segunda duda está en cierta forma relacionada con la primera pues se pregunta si al miedo generado por el terror sobre la imaginación de los ciudadanos no habría también que atribuirle su correspondiente cuota de participación a la hora de fabricar una realidad hegemónica a pesar de ser éste un elemento subjetivo de difícil medición. Porque el autor, como ya he dicho, parece circunscribir los efectos hegemónicos del terror a los ojos de los televidentes extranjeros echándose en falta una mención de su influencia sobre las conciencias de los televidentes más directamente afectados: los ciudadanos vascos y españoles, influencia que quizás no les lleve a cambiar el sentido de su voto pero sí que a lo mejor-por el efecto suma de los dos efectos hegemónicos , el de los 30 años en el poder del Pnv y el del miedo durante 30 años- algunos ciudadanos vascos terminan por adherirse a ciertas corrientes centrales de opinión que se diría fluyen siempre en una misma dirección: la marcada por los nacionalistas vascos. Esto en lo que respecta a Euskadi. En Cataluña no son pocos los que directamente se plantean si el voto al Psoe no habría que contabilizarlo como propiciador de la hegemonía nacionalista antes que como contrario a ella.

Monsieur de Sans-Foy dijo...

En cuanto a los políticos del PP y UPyD, está claro que se pelean el mismo sector de voto. En ese sentido es muy decepcionante el efecto de desgaste del partido de Rosa sobre el PSOE en general y el PSE en particular.
Eso explica, a mi modo de ver, los puyazos electorales entre sus políticos, pero no justifica que nosotros, los votantes de uno u otro, hagamos lo mismo que ellos.

Para estar a las alturas que estamos, es sorprendente lo pacífica que está siendo la campaña. Yo creo que hay un hastío generalizado, y también se nota en el blog.
Ya, para lo que queda, bien podemos dejarlo así, y que vote cada cual como le parezca, sin que nos tiremos los trastos entre nosotros, los que creemos en España y en la Constitución como fuente de libertades frente al nacionalismo atontolinador y borreguizante.

Yo pienso votar, pero que no me pidan entusiasmo, porque lo reservo para comer marisco. Gracias.

uno, que arregla zapatos dijo...

¡Vendo humo, oiga! ¡Vendo humo! ¡Dése prisa que me lo quiiiitan de las maaaanooooos!

¡Vendo humo, oiga! ¡Vendo humo!

Anguita se querellará contra Aznar por la guerra de Irak

Sebastián afirma que el Gobierno no controla Endesa porque el PP la privatizó

Aitor Mento dijo...

Por lo demás, estoy muy de acuerdo con lo afirmado por D. Capitán Trueno.

Aparte de lo que afirma él en su mensaje, yo soy de Bilbao capital y conozco bien la trayectoria del sr. Basagoiti. Hasta junio del año pasado, cuando el famoso congreso del PP en el que se decidió mantener en el cargo a Rajoy con un cambio de trayectoria ( por entonces, querido Jokin, yo mismo dí un tiempo de confianza al PP ), Basagoiti realizó una gran, certera y necesaria labor de oposición, como concejal, al Liberalísimo de Bilbao señor Azcuna, un señor que va de liberal y moderado porque dice leer a Unamuno, pero de modos y maneras autoritarias y caciquiles.

Fue llegar ese congreso, tiempo antes de que decidiese presentarse como candidato a lehendakari, e interrumpir bruscamente esa oposición, siendo concejal aún para unos meses. Le sustituyó otra persona ( una familiar de Leopoldo Barreda, creo ), que no está haciendo nada. La batuta de la oposición a Azcuna la lleva de forma mucho más pobre que lo que hiciera Basagoiti el portavoz del PSE Chema Oleaga, sin que se le vea el pelo a la señora concejala del PP. Que un señor como Oleaga, que cuando estaba Basagoiti no hacía prácticamente nada, sea ahora el único que se opone algo a Azcuna, dice mucho.

Aitor Mento dijo...

Querido Mesié :

No entiendo bien lo que dice con eso del efecto de desgaste. Podría ser más explícito ? Gracias.

uno, que arregla zapatos dijo...

Datos biográficos de "un hijo del pueblo":

Estudió Primaria en el Colegio Discípulas de Jesús, de León (1966–1970); Bachillerato y COU en el centro privado Colegio Leonés (1970–1977). De niño veraneaba en Luanco o en Gijón.

Monsieur de Sans-Foy dijo...

Querido Sr. MENTO:

Según el sondeo de NC report para LA RAZÓN del pasado 9 de febrero, UPyD obtendría, de celebrarse hoy elecciones, 34.000 votos, esto es, 8.000 más que en enero. Por el momento, los socialistas han perdido, respecto a 2005, 7.000 sufragios que se lleva UPyD y otros 6.000 de antiguos electores que en esta ocasión han decidido abstenerse de votar.
En el caso de los populares, el partido de Basagoiti ha perdido 18.000 votos en beneficio de UPyD y 5.000 de sus ex votantes optarían por abstenerse el 1 de marzo.

Hablamos de encuestas de intención de voto, pero lo que muestran es que UPyD le quita 7.000 votos al PSE y 18.000 al PP.
Eso para mí es decepcionante, amigo mío.

Aitor Mento dijo...

Entendido, querido Mesié....es lo que suponía en un principio, que UPyD no le está suponiendo ningún desgaste al partido de Pachichu.

En eso estamos de acuerdo todos, no es nada nuevo.

Por lo demás, usted lo ha dicho muy bien, y es en parte lo que decía yo....que cada uno apoyemos la que creamos la mejor opción, sin dejarnos llevar por entusiasmos excesivos.

Mi relación con el PP o con UPyD es simplemente de votante, y yo hago lo que muchos, seleccionar la que creo la mejor opción a la hora de ir a las urnas, y punto.

luigi dijo...

¡Ay
va,
let
xe!

uno, que arregla zapatos dijo...

Y ahora, los insulsos recuerdos del "hijo del pueblo" respecto del 23F. Uno humildemente se queda con las confesiones de la remería en noches pasadas sobre el particular (Don Luigi, Don Sursum, Don Lindo, Don Monsieur…)

Este es el "apasionante" relato de José Luis. Uno todavía no da crédito a tanta sangre fría. Este tío es gris hasta en la épica:

Aquella tarde del 23 de febrero del año 1981 estaba estudiando en casa. Me faltaba ya poco para finalizar mis estudios de Derecho. En otra habitación estaba mi hermano Juan, escuchando a través de la Cadena Ser el desarrollo de la sesión de investidura de Leopoldo Calvo-Sotelo, como presidente del Gobierno, en el Congreso de los Diputados. El volumen de la radio era alto y oí algo extraño, aunque no llegué a percibir qué era. Me acerqué a la habitación donde se encontraba mi hermano y oí, al entrar, la voz del locutor de la Cadena Ser que trasladaba a sus oyentes que el Pleno se interrumpía porque habían entrado en el hemiciclo un grupo de guardias civiles.

Nos reunimos con mi padre en otra dependencia de la casa, que era utilizada como despacho de abogado, y comentamos juntos lo que estaba ocurriendo en el Parlamento. La primera impresión, como la de la mayoría de los ciudadanos, fue que se estaba produciendo un intento de golpe de Estado. Eran días difíciles y la prensa había reflejado ya algunas opiniones, siempre anónimas, de militares descontentos con la situación del país.

Mi primera reacción y la de mi familia, comprometidos e ilusionados con la restauración de la democracia y de las libertades en nuestro país, después de tantos años de dictadura, fue de una gran preocupación porque España podía perder el tren de la democracia, que tanto había costado recuperar a una mayoría de españoles. Recuerdo la cara de preocupación de mi padre que, en un silencio muy significativo, nos trasladaba la gran injusticia histórica que podíamos estar viviendo si los españoles perdíamos esa democracia incipiente de la que nos habíamos dotado recientemente.
Toda la familia seguimos los acontecimientos, hora a hora, minuto a minuto, y siempre en contacto con familiares, amigos y compañeros de partido. Yo en aquella época ya tenía responsabilidades políticas en la Agrupación Local del PSOE de León. Hablé inmediatamente con algunos dirigentes de mi partido y analizamos serenamente la situación. La verdad es que, aunque preocupados, nunca perdimos la esperanza de que el golpe fracasara, porque era mayor el ansia de democracia y libertad de una mayoría de ciudadanos, que habían demostrado ya integrar una sociedad madura y avanzada que la de sectores nostálgicos del pasado.

La intervención del Rey en la televisión fue esencial porque el monarca, con un discurso sereno y de defensa de la democracia recién restaurada en nuestro país, trasladó el mensaje de que la intentona de golpe de Estado estaba condenada al fracaso. Después de las palabras del Rey, una gran mayoría de españoles se acostó ese día con la seguridad de que nuestra democracia seguía adelante.

Al día siguiente, estuve presente en la manifestación más importante y llena de sentido democrático que he vivido en mi tierra, León. Todos estuvimos allí por la democracia, los protagonistas fueron los ciudadanos, la gente, y todos teníamos un pensamiento: queríamos vivir en democracia y en libertad. Y ganamos.Éste es mi recuerdo del 23 de febrero de 1981.

luigi dijo...

Total, que esa noche, José Luis también durmió fenomenal.

Monsieur de Sans-Foy dijo...

Hombre, don AITOR... Siete mil votos es mejor que nada. Pero se vé que donde hace mella el discurso de UPyD es en quienes ya estaban hasta las narices del cripto-nacionalismo zapateril.
Total, que si UPyD saca representación en el País Vasco, será a costa del PP, no del PSOE. Eso es lo que me decepciona, porque, para quienes no tenemos pasión por las siglas, no cambia en nada el equilibrio de fuerzas.

La razón por la que yo no voy a votar UPyD es tan pragmática como ésta: En Vizcaya, lo previsible es que ocurra lo mismo que ocurrió en las generales: Los de UPyD serían votos que no obtendrían representación, y eso, al precio de privar al PP de algún parlamentario, en beneficio del PNV o del PSOE.

Mi cabreo con el PP de Rajoy es notable, y mi "entusiasmo" por Basagoiti, tendente a cero... pero ese precio me resulta excesivo.

uno, que arregla zapatos dijo...

Don Luigi el vallisoletano tenía que estar fresquito para asistir a la manifestación más importante y llena de sentido democrático que haya vivido en su tierra, León.

José Luis siempre ha sido muy aseado para las cosas de la higiene democrática…

ikewana dijo...

Luigi, los que hemos dormido fenomenal esta noche hemos sido los madridistas de pro. Ya podía mañana gastarle una broma el Patrón a Herrera* con alguna puyita en el resumen de prensa o en su patio de columnas.

*Herrera es fan confeso de Barcelona, que perdió, y Betis, que perdió, y antimadridista del Madrid…qué ganó,

luigi dijo...

"La primera impresión (.) fue que se estaba produciendo un intento de golpe de Estado."

No, si lo que se le escape a José Luis...

luigi dijo...

Calle, calle, Ikewana.

García Francés dijo...

A mí, que no me la suda España y pienso que de Carrillo sólo se pueden aprender maldades, me asaltan grandes dudas.

Usted que es capaz de desentrañar las encuestas, por favor, respóndame. Con carácter general, ¿pasará algo si no voto en las Europeas, Monsieur de Sans Foy?

¿A quién favorecería la abstención?

Gracias, Monsieur.

Un votante angustiado.

Jokin dijo...

Aitor Mento:

yo no he dicho que Basagoiti sea el único que tenga hipotecada la vida por ser del PP en el País Vasco, sino que con todos los que la tienen deberíamos tener un respecto mínimo, pre-político, que no se casa bien con ir por ahí llamándole "personajillo", como ha hecho el Capitán Trueno. A partir de ahí, se le puede criticar todo lo que queramos. Faltaría más.

Monsieur:

todavía no tengo decidido totalmente mi voto, pero me muevo aproximadamente dentro del mismo razonamiento que usted.

catalina dijo...

Hombre, Capitán Trueno,

Hay aquí mucho personal que opina que Rosa es una mujer extraordinaria y que UpyD merece tener éxito en estas elecciones, y sin embargo no ve a ese PP absolutamente putrefacto que usted pinta, liderado por un enano moral. ¿De dónde saca usted semejantes simplezas? No es tan difícil de retener en la cabeza, si no el conjunto completo, al menos unos detallitos que acerquen el cuadro a la realidad.
En el PP hay decenas de mujeres valientes y extraordinarias, y también hay en el partido un filón envidiable de principios y de altura moral. ¿Oscuridades? Pues hombre, qué nos va usted a decir. Como retrato, el que nos ha plantado no es precisamente un Rembrandt.

Una cosa son los puyazos electorales entre políticos que disputan el mismo espacio electoral, como tan bien dice MONSIEUR, y otra tratarnos como a tontos.

Louella Parsons dijo...

Votemos lo que votemos, la mejor opción sabemos que no va a salir ganadora, es decir, un pacto PSE-PP-UPyD...¿IU?

Así que, voten lo que quieran. Ya sea voto útil, voto ideológico, voto de castigo....es igual. Lo que a muchos de nosotros nos gustaría, no va a salir.

Lo peor que podría ocurrir es que gobernasen PNV-PSE juntos, ya sea con Ibarretxe ya sea con Patxi López de lehendakari porque de ahí, ya no se vuelve. El conglomerado nacionalismo-socialismo ya sería imposible de romper y el control ideológico del ciudadano, la falta de libertades y el aislamiento del resto de los partidos será implacable.
En cambio, una nueva edición del tripartito, nos da una nueva oportunidad durante los próximos cuatro años (y van…..) para que los partidos no nacionalistas logren formar una oposición fuerte, capaz de apoyarse entre ellos (cosa bastante difícil), que no de facilidades al nacionalismo durante la legislatura e intentar, de verdad, llevar al nacionalismo a la oposición.

Louella Parsons dijo...

De acuerdo con CATALINA y con JOKIN.
Por mucha metedura de pata y mucha campaña pop, no se puede ventilar la opción del PP llamando a su líder "personajillo y enano moral".

candela dijo...

Lo peor (estoy de acuerdo con Louella y ya lo he dicho otras veces) es lo que tiene más probabilidades de ocurrir.

Sí, estoy algo ceniza, pero es que la realidad no pinta bien.

Monsieur de Sans-Foy dijo...

Querido GARÇIFRANCÉS:
En este blog, el más tonto hace relojes, y yo estoy en la sección "graciosillos", así que no me haga caso y fíese de nuestros sesudos analistas a la hora de interpretar encuestas.
Lo que tienen de específico las europeas es la circunscripción única. Esto es: Todos los votos a un partido, desde cualquier punto de España, se suman.
Eso hará que, por ejemplo, UPyD rentabilice realmente los votantes que tiene, porque no se desperdiciará ninguno.

Así deberían ser también las elecciones generales españolas, y no tendríamos ni la mitad de los marrones que tenemos con la actual tolerancia a la prepotencia necio-onanista.

¿Abstenerse en las Europeas?
Cada uno sabrá, pero yo, mientras tenga fuerzas para sostener la escopeta, no dejaré un cartucho sin quemar. No va conmigo.
Como dice nuestro querido TAPLINES, yo voto en defensa propia.

uno, que arregla zapatos dijo...

El excitante relato de los hechos de aquel 23F nos revela aspectos desconocidos de la juventud de nuestro presidente. Seguro que algún avisado experto en psicoanálisis podría descubrirnos las conexiones entre esos aspectos y el comportamiento actual de José Luis. Por eso, Uno tan solo enumerará las cosas que le llaman la atención.

José Luis era un joven muy estudioso y aquella tarde marcada para la Historia nacional no le pillaría rompiendo su rutinaria dedicación a los libros. Para ello disponía de una habitación propia, luego su familia no parece que pasara por estrecheces económicas. Sin embargo no tenía radio, innovación patrimonio del primogénito según parece, lo que no fue óbice para que estuviera al tanto de lo ocurrido debido al "generoso" volumen del aparato de su hermano. La certeza de que no tenía radio propia es que de haberla tenido, la hubiera encendido para enterarse en el mismo lugar donde se encontraba de lo que ocurría en la Carrera de San Jerónimo. Pero, no. Tuvo que desplazarse al cubículo fraterno. ¿Era José Luis un jóven feliz, a pesar de no poseer artilugios que sí que poseía su hermano mayor? ¿Le viene dada su predilección por la cadena de Prisa por las preferencias de su hermano?

La confirmación del nivel de acomodo familiar nos la muestra José luis cuando nos habla de la magnitud de la vivienda familiar. Un piso que tenga una "dependencia de la casa, que era utilizada como despacho de abogado" no era uno de esos pisitos que su gobierno promocionase como solución habitacional, precisamente. Y allí, en el despacho, se reunió con su padre. Pero ¿quién más estaba? Él utiliza un indeterminado "nos reunimos". ¿Su hermano, su padre y él? ¿Y su madre? ¿Participó su madre del conciliábulo protodemocrático? y si no lo hizo ¿fue por desinterés propio o por bulling familiar?

El caso es que allí, en el ala este de la mansión de nuestro joven futuro presidente se desentrañó la verdad de la desasosegadora situación. Padre, hijo mayor, hijo menor (¿y madre?) decidieron en privado despacho que aquello era lo que los medios de comunicación proclamaban desde hacía minutos. No había engaño, pués. Lo mismo hubiera dado efectuar la reunión en la cocina, porque igual hubiera tenido que ser el resultado. Pero la solemnidad de un despacho viste mucho para los recuerdos de la posteridad histórica.

Luego también podemos deducir que en casa de los Rodríguez Zapatero, matrimonio y residentes en León, no faltaba el aparato de teléfono. Y aún más, estaban al corriente del pago del servicio de línea, porque José Luis aquella tarde le dio un buen tute. Primero con los "compañeros" del partido. Luego en contacto con familiares y amigos diversos. Con ese trajín seguro que no tuvo tiempo para estar acojonado, y luego, claro, cayó rendido a dormir fenomenal…

catalina dijo...

Don UNO, esto es lo que decía D. Mario Saenz de Buruaga, sobre la participación de Zapatero en las movilizaciones de los estudiantes universitarios en León. Soberbio para la conmemoración, porque habla también del 23-F.
El artículo lo pescó el Patrón para El Vivero, y hay que refrescarlo de vez en cuando, porque es una obra maestra del desenmascaramiento.

El color del presidente

uno, que arregla zapatos dijo...

Demoledor, Doña Catalina, demoledor retrato del "anodino" ser humano. ïntegro, pero anodino un montón…

Brazil dijo...

Qué bien se entienden entre ellos, con su peculiar paz y diálogo, y de respeto... Quién mejor que él para robarnos, entre otras, la estética. Aunque ya sabemos que el arte no tiene precio. E Ibarretxe también.

catalina dijo...

Así es D. UNO, demoledor es la palabra.

A los que están vagos les copio un trozo como resumen, pero les recomiendo la lectura íntegra del informe pericial:

"¿Dónde estaba ZP en ese escenario? ¿Dónde cuando la creación del Sindicato Universitario Democrático de 1980? ¿Dónde cuando los actos que se organizaron tras el golpe de Estado del 23-F de 1981? No estaba, se lo aseguro. Creo no confundirme si digo que ni uno solo de los estudiantes leoneses de finales de los 70 y década de los 80 nombraría a ZP como alguien a quien relacionen, veladamente siquiera, como presente en las movidas universitarias leonesas;"

Lo siento, Saenz de Buruaga no deja sitio para la duda.

Brazil dijo...

La Ceja y las SGAE.

luigi dijo...

José Luis, el revolucionario discreto.

uno, que arregla zapatos dijo...

A pesar de la multicopista no parece que José Luis estuviera por "vietnamitar" los cimientos del postfranquismo español.

En efecto Don Luigi, su revolución era más bien discreta y tranquila: una revolución diesel…

luigi dijo...

José Luis, el agitador inmóvil.

rostro pálido dijo...

De " Los Hechos de Joseluis" y el 23F:
" Recuerdo la cara de preocupación de mi padre que, en un silencio muy significativo, nos trasladaba la gran injusticia histórica que podíamos estar viviendo"

Decididamente, el padre del fenómeno es la persona en la que se fijó Kevin Smith (Clerks, Mallrats,...) para crear el personaje de Bob el Silencioso.

El acomodado abogado todo lo trasladaba con sus significativos silencios.

No me extraña que Franco acabara suicidándose. Le fué imposible soportar la oposición democrática de los silencios del papá de joseluis.

catalina dijo...

LUIGI, qué bueno.

Ese último haiku suyo (el agitador inmóvil) merecería un trofeo de verdad para José Luis, esculpido en mármol (o en plastilina, por la crisis) Con entrega formal por parte del personal del bló en algún aniversario señalado. ¿No existen los premios naranja y limón? Pues eso. Seguro que D. UNO le encuentra una imagen.

¿Algún escultor en la nave?

benjamingrullo dijo...

Seguramente ya lo he contado, incluso igual. Hoy es el aniversario de la muerte de Machado. Veo que le utilizan en el telediario del régimen. Estuve hace unos años en Colliure. Me quedé asombrado con la cantidad de quincalla pijoprogre que agobiaba su tumba. Había hasta una ikurriña que había colocado algún sinvergüenza. Toma herejía ideológica y emocional.

Lo retiré todo y coloqué la rama de un limonero. También era uno de esos días azules, con un sol de la infancia.

uno, que arregla zapatos dijo...

Doña Catalina a los liugigramas es imposible ponerles imagen, además de constituir un pequeño sacrilegio el intentar hacerlo.

La magia de Luigi es que sus pensamientos son en sí mismos poderosas imágenes-esencia capaces de despertar imágenes paralela en nuestra subjetividad aprehensora…

Todo un fenómeno este Don Luigi que Algor nos da cada día. Y que no nos falte.

García Francés dijo...

D. Uno, ya he colgado su frase en la columna derecha de mi blog, en la sección "La Frase y el Verso". Muchas gracias por su generosidad.

García Francés dijo...

D. Luigi, el otro día reservé una de sus lapidarias imágenes de letras para pedirle su autorización y subirla a "La Frase y el Verso".

Ahora, estúpido de mí, no la encuentro.

¿Llegué a comunicárselo y a citar la frase?

Perdone, amigo, pero soy un pocotón descarajotado.

uno, que arregla zapatos dijo...

¡Caray Don Benja! O sea que la tumba de Machado es como la de Jim Morrison pero en versión literaria…

c.hoyos dijo...

Tiene razón D.Uno, en el caso de Luigi, una imagen vale menos que unas pocas (pero escogidas) palabras.

Monsieur de Sans-Foy dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Chippewa dijo...

No entiendo porqué el PNV no habla a todas horas del derecho a decidir, de la independencia y de una Euskadi grande y libre.

En lugar de ello, van y salen mordiendo una oreja, como si fueran personas humanas picaronas, que son unos picarones. A mi me da que Ibarreche ha perdido el norte desde que traicionó su misión en la vida, que era aquello del referendum que no se atrevió a hacer, por si lo ganaba.

Basagoiti parece uno de esos niños estudiosos que se lleva los balonazos en el recreo. Siento que el patio no está para Basagoitis. Cada época necesita sus curas y ya está bien de curicas que tocan la guitarra en misa. Creo que necesitamos un cura de dos metros de sotana y un vozarrón que atruene desde el púlpito lanzando sermones que hagan temblar el misterio. No sé, son modas.

El que parece materializarse cada vez más, desde su probable inexistencia, es Patxiló. Insípido como esos brebajes que combinan con todo, pero su mensaje -inexistente- no desentona ni espanta y conecta con los encuestados en estos tiempos de telebasura y botellón.

Hay una buena razón para votar a R10 y a Savater, al que Dios confunda, con ser unos progres oportunistas a los que jamás votaría si tuviesen oportunidad de gobernar, el voto para UPD es el que más fastidia a un montón de impresentables, que son los que se han cargado el invento.

García Francés dijo...

En caso de no habérsela citado, D. Luigi, ¿podría colgar, "José Luis, el agitador inmóvil"?

uno, que arregla zapatos dijo...

Don García Francés por Dios…siempre a su entera disposición.

Dr. Asclepio dijo...

En mi opinión le diría al Capitán Trueno que ni Patxi López es tan indecente políticamente como Montilla (primer nacionalista catalán), ni Basagoiti es un cafre como Alicia Camacho (la que tiene dos lenguas maternas). Creo que la situación política de Cataluña es más grave que la del País Vasco, excluyendo el terrorismo. Es decir que en la sociedad catalana es más predominante el nacionalismo y el rechazo a lo español. Es sólo mi impresión.
No sé para que sirve este comentario, poque no arregla nada.

catalina dijo...

D. UNO, aunque comparto su emoción etérea seguro que hay una pincelada japonesa capaz de aprehender el haiku. Pero es verdad, con el mármol es imposible, y no digamos con la plastilina.
Tendrá que ser con papel de arroz y acuarela. Y quite también la palabra "trofeo", que huele a pólvora y a contubernio.

luigi dijo...

Me sonrojan ustedes, son demasiado generosos conmigo.

Don Alfredo, aunque creo recordar que mi memoria no es la que era, estaría por asegurar que no me comunicó ninguna frase.

luigi dijo...

Don Alfredo, tiene usted todos los permisos en regla para colgar las frases que considere oportuno de aquí en adelante (y hacia atrás también).

el médico de rubalcaba dijo...

p

catalina dijo...

Señor MEDICO, eso si que es un haiku.

No sea tímido.

Lindo Gatito dijo...

Casualidad de casualidades, BENJA.

Hoy es también otro aniversario de otra muerte.

En el acto de hoy del partido al que le doy mi confianza, Rubén Múgica (no lo olvidemos, hijo de Fernando "Poto" Múgica, asesinado por ETA), que ha abierto el turno de las intervenciones, ha dedicado un homenaje "A una mujer que no es de mi partido, que no nos va a votar y que se merece todos nuestros respetos, Natividad Rodríguez, viuda de Fernando Buesa, asesinado hoy hace nueve años por ETA".

Hemos aterrizado hace poco, amigos.
A la mañana ni hemos tenido tiempo de abrir Blogs, E´mailes ni casi los ojos, porque teníamos que salir tempranito, escopeteados a Vitoria.

Felizmente, la ARGOS ha tenido representación allí, aparte de los felinos. El buen amigo UOMO se ha dejado ver. Me he enterado también del deseo frustrado de hacerlo de AITOR M. Otros de ustedes tampoco han estado, por las obvias razones que están dejando ver en esta bitácora y que no me impedirán (no hay fuerza en este mundo que pueda hacerlo) seguirles considerando como la buena gente que son, un regalo de los dioses de amistad tardía y, por tanto, tanto más milagrosa.

Hemos fletado un autobús desde San Sebastián con una pancarta magenta adherida: "UNIÓN, PROGRESO Y DEMOCRACIA SÍ EXISTE. RELÁJATE Y VOTA" (Hace tiempo vi, en una serie de TV, decir a un reluctante paciente en la consulta de un galeno: "Ya perdonará, doctor, pero he venido aquí contra mi voluntad, arrastrado por mi esposa. Es que yo no creo en los médicos", ante lo que el facultativo le respondió: "Pues existimos, se lo aseguro")

Veremos de hacerles alguna croniquilla en otro momento del evento de hoy en Vitoria, pero habiendo leído un tanto por encima sus aportaciones de hoy, no me queda más remedio que decirles una cosa.

Ni en mi estilo ni carácter está el sentido de las severas calificaciones que CAPITÁN TRUENO ha dedicado al señor Basagoiti, pero no sería sincero si no les confesase que creo que se las ha ganado a pulso, por haber entrado de hoz y coz no ya en la crítica sino en el libelo de una manera tan rastrera que creo sinceramente que no se merece su partido, muchos de cuyos miembros, habiendo conocido personalmente a Rosa Díez y sabiendo lo cercana que ella ha estado en su inabdicable espíritu de lucha sin concesiones al terrorismo etarra, no pueden sino estar avergonzados de semejantes recursos que van más allá de una digna liza entre adversarios, que no enemigos.

Las razones que algunos han expuesto sobre los riesgos que también penden sobre el señor Basagoiti (que también llevan mucho tiempo sobrevolando sobre las cabezas de Fernando Savater, Rosa Díez, Carlos Martínez Gorriarán, Mikel Buesa -Ayer comí con él, con sus escoltas marcándole los ritmos de sus asuetos-), ¿justifican, minimizan de alguna manera las añagazas electoralistas, las mentiras vertidas, las afirmaciones falsarias? En ese caso, Eduardo Madina, un víctima de ETA, tendría bula papal y patente de corso para pasarle cualquier cosa por alto... y no. De ninguna manera. Algunas afirmaciones suyas (de Madina) son de una intolerable bellaquería, profundamente sectarias, divisoras y peligrosamente cercanas al cainismo... que él no las ve así, porque, claro, los del PP no son su prójimo y él es incapaz de estar próximo a los problemas humanos reales de quienes han arriesgado (y perdido) la piel para la defensa de la legalidad en esta maldita tierra (el País Vasco) secuestrada por el miedo y los liberticidas.

De manera que, si no le paso una a Madina, aunque parte de su cuerpo esté incinerado, no se la pasaré a Basagoiti, que aún goza de una integridad que le deseo sea permanente, para su bien y el de los suyos.

Les deseo dulces sueños... o poco agitados, cuando menos, cosa harto difícil de conseguir en esta Galaxia de Mr. Spock.

catalina dijo...

D. UOMO: saludos otra vez. No mencioné ayer su nombre como representante visible de la Argos en la concentración de Bilbao y lo hago ahora. Fué un placer.

uno, que arregla zapatos dijo...

catalina dijo...
Señor MEDICO, eso si que es un haiku.

No sea tímido.


Jajajaja, muy bueno Doña Catalina. la verdad es que la "intervención" (no podía ser de otro modo siendo galeno) de Don Médico de Rubalcaba es la madre de todos los haikus…o un gatillazo de cojones (no podía ser, tampoco, de otra parte).

Bremaneur dijo...

País Vasco: ¿Fin del ciclo nacionalista?
JON JUARISTI, escritor

Hace cincuenta años, cuando nació ETA, el País Vasco era muy distinto del actual. Parece absurdo comenzar subrayando esta perogrullada, pero la memoria histórica, que es una construcción arbitraria, suele distorsionar tanto los detalles como las visiones generales, y, desde el principio, conviene insistir en lo obvio. Puede consultarse, por ejemplo, la muy reciente biografía de Luis Martín-Santos, a cargo de José Lázaro (Tusquets, 2009), para hacerse una idea de cómo se vivía en la San Sebastián de aquellos años, y se sacará la impresión —cierta— de que el nacionalismo resultaba ser, por entonces, un fenómeno muy minoritario, o casi imperceptible. En Bilbao, habían sido detenidos, muy recientemente, unos cuantos muchachos de las juventudes del PNV, sin que el hecho conmocionara al vecindario, fuera de unas pocas familias. Todavía se daba un marcado contraste entre la ciudad y el medio rural. Las provincias costeras no habían sufrido aún el intenso proceso de urbanización que las convertiría en una aglomeración de barrios dormitorio salpicada de zonas verdes. Había, en 1959, la suficiente cantidad de aldeas idílicas en el entorno de los enclaves industriales como para que perdurase la visión del país que habían difundido las novelas de Baroja desde medio siglo atrás. La sociedad estaba tan despolitizada como toda la España del franquismo, y ni siquiera la aparición de ETA le otorgaba una excepcionalidad. Más importancia había tenido, incluso desde el punto de vista del Ministerio del Interior, la fundación, unos meses antes, del Frente de Liberación Popular, el Felipe, en la que habían participado algunos jóvenes vascos como José Ramón Recalde o Luciano Rincón, cuya extracción social no era muy distinta de la de la mayoría de los primeros etarras, estudiantes de clase media, procedentes de familias franquistas.

En efecto, ETA surgió al margen del nacionalismo vasco tradicional, como una manifestación más de la crisis generacional interna del franquismo, que había aflorado en la revuelta estudiantil madrileña de 1956. Muy pocos de sus efectivos iniciales venían del campo de los derrotados en la guerra civil. La nueva oposición al régimen que asomaba tras los primeros indicios de modernización económica nada tenía que ver con las organizaciones residuales del bando republicano; más aún, nacía en abierta rivalidad con éstas, a las que, diferencias ideológicas aparte, reprochaba su ineficacia, su incapacidad de movilizar a las masas contra la dictadura. En cierto sentido, era una crítica con fundamento, por lo menos en lo que concernía al Partido Nacionalista Vasco. Pero si la resistencia nacionalista no se había hecho notar hasta entonces, no se debía a que la sociedad vasca hubiera dejado de ser nacionalista, sino a que nunca lo había sido. El nacionalismo de anteguerra consiguió implantarse en un amplio sector de las clases medias urbanas, pero carecía de arraigo en un movimiento obrero dominado por el socialismo, y su penetración en el mundo rural, donde competía con el tradicionalismo, había sido igualmente débil. La fuerza del PNV de José Antonio Aguirre estuvo en Bilbao y en la comarca del Nervión, desde donde se propagó a las ciudades secundarias de Vizcaya (Guernica, Durango, Bermeo…). Como cultura política de una mesocracia enfrentada por igual a la burguesía industrial y minera, al socialismo y al carlismo, no tuvo, en los años de la Segunda República, caracterizados por el estancamiento económico, demasiadas oportunidades de rebasar los límites de lo que había sido su espacio geográfico originario. Paradójicamente, el fuerte impulso que dio el franquismo a las regiones industriales en detrimento de la España agraria, a partir, sobre todo, de los años cincuenta, creó las condiciones para la expansión nacionalista, pero éstas —el acelerado proceso de urbanización y el crecimiento de las clases medias asalariadas, tanto en la industria como en los servicios— no fueron suficientes por sí mismas para promover la adhesión mayoritaria a una ideología que arrastraba un lastre de xenofobia y arcaísmo demasiado patente. El PNV de los años cincuenta y sesenta tampoco se parecía mucho al actual. La literatura clandestina que produjo en aquella época abunda en lamentaciones ante los efectos desvasquizadores de la gran oleada migratoria que llegaba de las provincias empobrecidas y convertía en suburbios las sonrientes aldeas de antaño, en las que, por otra parte, el PNV no se había esforzado por reclutar adeptos (la sociabilidad rural, allí donde existía, se encuadraba en los círculos recreativos tradicionalistas), pero que explotaba retóricamente como si fueran el depósito de la auténtica identidad lingüística (y racial) vasca. Este tipo de jeremiadas no presentaban atractivo alguno para los jóvenes inquietos, profesionales y obreros, que afluían, en escaso número, a las organizaciones de izquierda (otra vez debo recomendar al lector el libro de Lázaro sobre Martín-Santos), y proporcionaron a la ETA incipiente una panoplia de argumentos para presentarse, frente al PNV, como un nacionalismo moderno, integrador y revolucionario, desdeñoso del folklore de romería y tamboril que aquél preconizaba como forma de resistencia a la asimilación cultural.

El paso de ETA a la violencia política actuó como un poderoso catalizador en la formación de una nueva comunidad nacionalista durante la última etapa del franquismo. Por supuesto, tal violencia puede ser perfectamente definida como terrorismo desde sus primeras expresiones, pero no adelantaríamos mucho en la comprensión del proceso que éstas desencadenaron. Los propios ideólogos de ETA, como Federico Krutwig, no tenían el menor empacho en utilizar el término terrorismo como estricto sinónimo de lucha armada. La cuestión, sin embargo, se planteó en términos de legitimidad de la respuesta violenta a la violencia represiva del régimen, y el asentimiento a la misma creció en forma espectacular a medida que el franquismo crepuscular se endurecía y se atrincheraba. Es innegable que no todos los que consideraban legítima la violencia de ETA eran partidarios de utilizar la violencia, pero lo que creaba consenso comunitario y, por tanto, nacionalismo, no era el hecho de recurrir a la violencia sino el de otorgarle legitimidad. Todavía en 1986, el lehendakari Ardanza —en campaña electoral— sostenía que la violencia de ETA no desaparecería hasta que se diese satisfacción a las legítimas demandas del pueblo vasco, y, en la misma coyuntura, Juan María Bandrés, dirigente de un partido nacionalista de izquierda, Euskadiko Ezkerra, que se proclamaba pacifista y demócrata, definía a éste como «la auténtica ETA». Ambas manifestaciones delataban la persistencia de los hábitos mentales colectivos del nacionalismo reconstruido en los años del último franquismo y, sobre todo, ponían de relieve que la nueva comunidad nacionalista se había ido formando, en dicha época, por agregación de voluntades a la legitimación de la violencia etarra. Es decir, al terrorismo.

Lo que, dicho sea de paso, plantea una cuestión interesante: la de cuáles son los verdaderos límites de la comunidad nacionalista vasca. Si el criterio que define a la misma, desde sus orígenes, es la no reprobación (o sea, la aprobación encubierta) de la práctica de la violencia política por parte de ETA, habrá que concluir que la comunidad nacionalista reconstruida incluyó a todos los que, bajo el franquismo, se negaron a reprobar (esto es, a condenar) el terrorismo de ETA. Hoy no parece haber margen para dudar de que quienes, en el País Vasco, se niegan a condenar el terrorismo de ETA forman parte del entramado político y social de la banda. No creo que haya razones de peso para sostener que la aplicación de los mismos criterios a la situación de los años finales del franquismo constituya una extrapolación abusiva. Es cierto que entonces se vivía bajo una dictadura, pero eso no afecta al núcleo de la cuestión. La no reprobación de los atentados de ETA equivalía a una aprobación tácita, tanto entonces como ahora. Un mínimo ejercicio de memoria permite certificar que el consenso legitimador fue mucho más amplio que el campo de las fuerzas que entonces se definían explícitamente como nacionalistas, e incluía tanto a éstas como a la práctica totalidad de las organizaciones de izquierda (salvo el por entonces incipiente PSOE de Suresnes), a un sector muy amplio del clero secular y regular y a bastante gente sin militancia ni simpatías políticas concretas. En definitiva, podría afirmarse que en vísperas de la transición española a la democracia, una parte mayoritaria de la sociedad vasca se había vuelto nacionalista, fuera o no consciente de ello.

Hubo, claro está, numerosas inflexiones en este proceso. Cuando ETA asesinó al almirante Carrero Blanco, el PCE condenó el atentado, quizá más por motivos tácticos que morales (aunque no debe olvidarse que la primera reacción de los dirigentes comunistas fue atribuir la acción a la extrema derecha, como si fuera inconcebible que ETA la hubiera llevado a cabo). A partir de ese momento, el distanciamiento del PCE respecto de la banda fue evidente, sin que ello obstara para que determinados militantes siguieran colaborando (como ya lo habían hecho en el propio atentado contra Carrero) con el terrorismo nacionalista. Algunos se convirtieron, ya en la transición, en firmes puntales del complejo político etarra. Pero, sin duda, fueron la excepción. Los comunistas vascos derivaron hacia una condena expresa del terrorismo de ETA ya antes de la muerte de Franco, sin que ello les impidiese condenar al mismo tiempo la represión franquista contra ETA.

Los equívocos de la transición

Estando así las cosas, no es extraño que ETA llegara a la nueva etapa democrática convencida de que tenía detrás a toda la comunidad nacionalista, o lo que es lo mismo, a la mayoría del pueblo vasco (o a su totalidad, puesto que para el nacionalismo, sea el de ETA o el del PNV, no hay más pueblo vasco que la comunidad nacionalista). Esta convicción la reafirmó en que no debía variar su estrategia y en que, a lo sumo, podría introducir en la misma ciertas innovaciones puramente tácticas para aprovechar las ventajas que pudiera depararle la nueva situación política. Y así, las dos ramas de ETA, la militar y la político-militar, improvisaron sendas formaciones legales para intervenir en la democracia parlamentaria. Si alimentaron alguna vez la esperanza de atraer el voto nacionalista mayoritario, no tardarían en desengañarse. El PNV fue el principal beneficiario del cambio democrático, que favoreció en toda España a las opciones moderadas. No significa que el PNV lo fuese. Entre los partidos nacionalistas que transigieron con la reforma política, ha sido el más acendradamente anticonstitucional (carácter que heredaría Eusko Alkartasuna, la formación nacida de la escisión del ex lehendakari Garaikoetxea y sus seguidores). Pero su apuesta por el parlamentarismo y su condena de la violencia parecían equivaler a una moderación programática, no sólo ante los simpatizantes del nacionalismo que creían, más o menos sinceramente, que las circunstancias disculpantes del terrorismo habían caducado, sino ante los partidos democráticos no nacionalistas, de izquierda y derecha. Tanto los centristas de UCD como la izquierda democrática consideraron que la particular historia de violencia y represión sufrida por los vascos en los últimos años del régimen anterior, que había producido el incremento exponencial del sentimiento nacionalista, impedirían que cualquier fuerza no nacionalista llegara democráticamente al gobierno de la Comunidad Autónoma Vasca, y se inhibieron a favor del protagonismo de la única versión supuestamente moderada del nacionalismo, el PNV, con la esperanza de que la gestión de gobierno y la consiguiente asunción de responsabilidades rebajara el anticonstitucionalismo del partido de Arzalluz. Fue un error. El PNV no se responsabilizaría jamás de una Constitución que no había votado y que no consideraba suya, sino de la nación opresora. Además, los dirigentes nacionalistas fueron muy conscientes de que la inhibición de los partidos «españolistas» se la debían, en el fondo, al miedo que ETA provocaba en toda España, y de ahí que se instalaran en la lógica diabólica del árbol y las nueces. El PNV no era terrorista, pero necesitaba del terrorismo para mantener su ventaja política.

La persistencia del terrorismo produjo una profunda división entre la comunidad nacionalista, que se beneficiaba en su conjunto de aquélla, y la parte de la población que se abstenía en las elecciones o votaba a partidos democráticos que no tenían posibilidad alguna de gobernar. En esta tesitura, algunos ideólogos del moribundo eurocomunismo vasco desarrollaron la teoría de las dos comunidades, un intento desesperado de relanzar la estrategia del compromiso histórico a la italiana, ofreciéndose como virtuales socios del PNV para suturar el desgarrón social y acometer la «construcción nacional de Euskadi» sobre la base de un vasquismo integrador. Los inventores de la teoría terminaron en el PSOE, que no tuvo inconveniente en comprársela. Que Patxi López la haya desenfundado en estas fechas, demuestra que los socialistas no cuentan con mucho más en su arsenal teórico.

La dificultad de la disensión

El vasquismo en el País Vasco, como el catalanismo en Cataluña (lo ha explicado magistralmente Xavier Pericay), no es más que un maquillaje vergonzante del nacionalismo transversal. En una palinodia admirable, Jaime Mayor Oreja reconocía, hace unos años, que la ausencia de una oposición decidida al PNV durante la transición había permitido que los nacionalistas diseñaran, durante casi tres décadas, un país a su medida. No existían dos comunidades en el País Vasco, sino una sola, la nacionalista. El resto no era comunidad. No lo es todavía. Hay dos teorías sobre el origen de las comunidades políticas: o surgen del terror o del pacto contra el terror. La comunidad nacionalista vasca nació (o renació) del terror que ETA comenzó a desarrollar hace cincuenta años. La única alternativa posible —en democracia— sólo podría surgir de un pacto contra el terror de ETA, pero un pacto tal será imposible mientras, en aras del vasquismo, una de las partes caiga periódicamente en la tentación de negociar con los terroristas. Esta es la verdadera raíz de la tragedia del País Vasco. La fuerza real del nacionalismo no se mide por la mayor o menor impregnación de identidades narcisistas en las costumbres y en las conductas, por la presencia de determinados símbolos en la vida social o por la adhesión a la normalización lingüística, aunque todas ellas constituyan indicadores a tener en cuenta. Con todo, son fenómenos superficiales no siempre fiables. Muchas veces responden a un comportamiento cautelar, a la necesidad de mimetizarse, de confundirse con el paisaje de la mayoría, y suelen desaparecer en cuanto cambian las tornas. No. El nacionalismo se mide en términos de angustia, de temor y de esperanza. También de decepción. Sólo han aparecido atisbos de una comunidad alternativa a la que ha dominado la historia del País Vasco de los últimos treinta años cuando ha existido cierta esperanza fundada de pactar realmente contra el terror. Y al desvanecerse esa esperanza, se ha llevado consigo la posibilidad de establecer una auténtica comunidad democrática, sin hipotecas.

La perspectiva de un cambio político tras las elecciones autonómicas vascas de marzo no depende tanto de una coalición o de una alianza de las formaciones políticas no nacionalistas por la gobernabilidad, como de la decisión y el compromiso de no ceder a la tentación de negociar con ETA. Solamente eso, el pacto contra el terrorismo, puede suscitar una nueva comunidad política capaz de afrontar todas las dificultades que derivarían de una derrota electoral de los nacionalistas y de su consiguiente paso a la oposición. La más probable sería una radicalización del nacionalismo supuestamente moderado, lo que, sin duda, proporcionaría a ETA un estímulo para multiplicar los atentados, seleccionando sus objetivos en la militancia del partido o los partidos gobernantes. Haría falta en éste o éstos mucha fortaleza y serenidad. Si lograran resistir el embate, los resultados, estoy seguro, se verían a corto plazo. Sin una dictadura como coartada, ETA se debilitaría rápidamente y la comunidad nacionalista no tardaría en reducirse a unas dimensiones razonables y compatibles con un pluralismo democrático digno de tal nombre. Sobra decir que el vasquismo rampante del candidato socialista no augura maravillas.

Jokin dijo...

Querido Lindo Gatito:

lo de UPD está muy bien. Un partido fresco, con ideas frescas, etc. Pero a veces me parece que existe cierto blindaje a su crítica.

Si nos ponemos a no pasar ni una, como tú dices, explícame los elogios a Carrillo -un personaje con claro-oscuros, pero cuyos oscuros son oscurírimos y son los que predominan en esta parte hiper-madura de su vida- del upedero del otro día en el Correo.

¡Ah, que es el número 25 y que por tanto no deja de ser una declaración extravagante pero anecdótica? De acuerdo, pues entonces explícame cómo el otro día oigo al número 1 de UPD por Vitoria en la radio -no recuerdo ni su nombre ni la radio que era, la verdad es que esta campaña está pasando como con sordina, sin que nos hayamos enterado casi de que ya sólo queda una semana- y, ante la pregunta de si UPD quiere quitar el concierto económico, contesta con una serie de circunloquios de al que al final se desprende -eso saque yo en claro, aunque la verdad es que no era fácil hacer una interpretación de los mismos- un no.

Que estamos en campaña, que en campaña nadie dice la verdad de lo que piensa sin tapujos, de acuerdo. Todo eso es bien cierto. Pero como lo es, tampoco me parece demasiado honrado ir por el mundo vestido de inocencia perpetua...

Por favor -creo que huelga decirlo-, no se tome nada de esto con ninguna acritud. Lo que pasa es que yo soy muy exigente con los argumentos que han de decantar el sentido de mi voto.

Cordiales saludos

el médico de rubalcaba dijo...

Si les contara a vds. la de veces que me ha borrado este aparato lo que escribo. Riansé de los "minuscapados"en ordenadores,sobre todo si no son los de uso habitual.Han conseguido picarme y que intente la repetición.
Lo dije antes:Entiendo al que vota Pse porque considera lo más eficaz,dentro de las posibilidades de sacar a Ibarretxe del Gobierno.Entiendo más al que quiera votar Upd,sobre todo en Alava por la cosa de las "cuentas".Pero yo votaré a Basagoiti".Así me expresé en el blog de Monsieur hace tiempo.
Hoy, cuando creo imposible que alguien decente(e informado,porque también gente decente vota al Pse)vote a ninguna sucursal del PZ(antes psoe)Alava,Cantabria,Galicia y Cataluña no dejan mucho margenpara la esperanza y la fe. Sólo queda el PP y Upyd.Hay quien piensa,por empirismo,que UPyD puede sacar uno y quitar 2 ó 3.También es cierto que no parece, por desconocimiento general de sus candidatos, que hubieran puesto mucho empeño en la campaña en la CAV, y que sigue muy centrada la acción política en la figura de Rosa.Hasta el autobús es de color rosa, y alguien con cierta sorna bautizó Upyd como Unión,progreso y Díez.Pero también está el criterio de que ya vale de pragmatismo inútil y tacticista,que hay que mirar el discurso y el futuro y votar lo que consideres más adecuado a tu perspectiva. No sé aún lo que haré,pero como estoy tan acostumbrado a perder, tal vez vote Upyd.

el médico de rubalcaba dijo...

Ahora ha salido.En las europeas,espero que Jaime Mayor al que estimo, y que estaba cantado que sería designado para contrarestar el efcto Rosa y Upyd,saque un resultado magnífico,pero votaré a Paco Sosa Wagner.Espero que Don Alfredo haga lo mismo y no se abstenga,siguiendo la perfecta secuencia explicativa de Monsieur.Que por cierto ha definido muy correctamente, a mi juicio,la situación y el porqué de su voto, aunque probablemente yo vote a Upyd.

uno, que arregla zapatos dijo...

Pues ya que estamos por desnudar nuestra alma, Uno confiesa que "prestará" su voto a UPyD por eliminación de otras opciones y por coincidencia con el ideario de esta formación.

Aunque, como le escribí la otra noche aDoña Pussy, o no entendí en su momento el mensaje contra el privilegio del Concierto Vasco de Rosa10 o hay cierto cambio de rumbo en la nave. El otro día Gorka Maneiro fue contundente en la radio "no estoy contra el Concierto" y ahora, googleando me encuentro esta respuesta del mismo candidato:

"Anton_uri
Si el concierto vasco es constitucional, ¿por qué quieren suprimirlo? ¿Y cómo lo harían?

Gorka Maneiro
Nosotros no queremos suprimir el Concierto Económico. Queremos que el cálculo del cupo se realice de manera justa. No queremos privilegiados, ni siquiera cuando somos nosotros los privilegiados. Cuando existen privilegios, existen personas al otro lado de la balanza pagando esos privilegios. Es injusto. Buscamos una sociedad más igualitaria.


El resto, aquí

uno, que arregla zapatos dijo...

Y, Sr. Maneiro el Concierto Económico es incompatible con el concepto de sociedad igualitaria.

Un trile es un trile lo realice quien lo realice…

uno, que arregla zapatos dijo...

Al respecto, ahora que están dormidos y no pueden oirme, les contaré que he tenido una conversación esta tarde sobre el sentido del voto con alguien muy afecto a mi persona.

Esa persona ha sido siempre votante de una opción conservadora no nacionalista, y ahora está un poco desencantada por el ascenso del candidato-líder de esa formación en detrimento de una esforzada, humilde y honrada candidata ahora perdida en el olvido de su partido. Me decía que ayer estuvo en el acto de Bilbao donde Rosa Díez defendía el derecho a la escolarización en la lengua que los padres elijan y que le gustó tanto el discurso de Rosa que está dispuesta a cambiar su voto. Me pedía opinión y Unoque es consecuente con su principio de que el voto ha de ser la consecuencia última de un proceso de convencimiento personal, se ha limitado a explicarle su punto de vista.

Evidentemente no se lo que esa persona hará con su voto. tenía un dilema sobre la postura de UPyD con el aborto. En cualquier caso, creo que haga lo que haga deberá de estar convencida de que es lo mejor que pueda hacer…

Y con esto me retiro a mis aposentos.

Hasta mañana, si Dios quiere.

Que duerman fenomenal.

Lindo Gatito dijo...

Querido Jokin:

“Lo de UPD está muy bien. Un partido fresco, con ideas frescas, etc. Pero a veces me parece que existe cierto blindaje a su crítica”.

¿Y por qué te lo parece? ¿Tendría que parecerme a mí que tú me blindas toda posible crítica que le haga al PP en la persona de Basagoiti? El otro día dejé muy claro que le deseé buena suerte a un sorprendido candidato del PP (que me devolvió los deseos), en el homenaje a Joseba Pagaza. Era Ramón Gómez, al que le han vuelto a rescatar para la política después de haberlo arrinconado. Me alegro. Ramón es un bellísima persona, un buen chaval donde los haya, un político honesto que no rebaja su estatura humana por ninguna conveniencia coyuntural, sea electoral o de cualquier otra índole. Mis mejores deseos para él, siempre. Son muchas las cosas que nos han unido durante nuestra común etapa en BASTA YA.

Por lo tanto, queda claro que mi crítica no iba tanto hacia el PP como hacia Antonio Basagoiti, que no está ejerciendo una crítica sensu stricto sino pura charlatanería de baja estofa que afecta a la honra de Rosa Díez.

“Explícame los elogios a Carrillo … /… del upedero del otro día en el Correo”.

Yo no tengo que explicarte nada. Que te lo explique Tomás Tueros, en todo caso, en cuyo bagaje personal creo que puede contabilizarse algo más que una admiración hacia Santiago Carrillo.

¿Comparto yo esa admiración? En absoluto. Le reconoceré siempre a Carrillo el esfuerzo que hizo por normalizar la vida política de España, paralelo al que hizo Manuel Fraga. Ambos se despojaron de unas cuantas lapas adheridas a su historia, sin cuya renuncia la transición no hubiese sido posible y el fantasma de la guerra civil habría podido tomado un peligros cuerpo.

Ni Carrillo ni Fraga son santos de mi devoción. Los claroscuros de ambos son considerables, pero sin lo que se esforzaron por hacer ambos ahora no estaríamos intercambiando aquí nuestros pareceres. Naturalmente, Carrillo habría estado más guapo manteniendo el mismo tipo, pero es posible que la senilidad esté haciendo mella en él, como en Fraga, lo mismo que en Tomás Tueros, que ya está muy mayor y cuya opinión sobre Carrillo es personal e intransferible y no representa, para nada, a UPyD.

“...pues entonces explícame cómo el otro día oigo al número 1 de UPD por Vitoria en la radio -no recuerdo ni su nombre ni la radio que era, la verdad es que esta campaña está pasando como con sordina, sin que nos hayamos enterado casi de que ya sólo queda una semana- y, ante la pregunta de si UPD quiere quitar el concierto económico, contesta con una serie de circunloquios de al que al final se desprende -eso saque yo en claro, aunque la verdad es que no era fácil hacer una interpretación de los mismos- un no.”

Pues mira, eso sí que te lo puedo explicar y, de paso a don UNO que ayer creo que le hizo la misma pregunta a mi mujer, confesándose “mosqueado” y, de paso, mosqueándome a mí también, porque la cosa, sin matices, queda en brochazo, cuando es invención de Mikel Buesa la denominación del asunto como “El Pufo Vasco”.

Neutralicemos, en primer lugar, la sordina con que se le quiere tapar la boca a UPyD. El candidato número uno por Álava se llama Gorka Maneiro Labayen y hoy se ha presentado en Vitoria con estas palabras: “Hola a todos. Me llamo Gorka y soy donostiarra, ni a mucha ni a poca honra. Sólo es que he nacido en San Sebastián”. He hablado con él, precisamente, sobre lo que comentas y sus declaraciones, más o menos circunloquiales (yo no las oí) han sido sobre la necesidad de revisar la política del Cupo Vasco, empezando por su cálculo económico, porque se ha determinado con datos y cifras que privilegia y sobrefinancia al País Vasco, en detrimento de otras comunidades autónomas de España. O sea, que son el resto de esos “despreciables” españoles los que están sufragando a costa de sus bolsillos el reparto clientelar que se hacen los nacionalistas. Eso es lo que ha dicho Gorka y eso es lo que dijo ayer mismo Mikel Buesa en San Sebastián, en plaza pública.

¿Significa eso que UPyD está de acuerdo con el CONCIERTO ECONÓMICO VASCO? No, no lo está, ni con el vasco ni con el navarro y eso está dicho, escrito y grabado, porque o "Concierto" para todos, o para nadie. Pero de la misma forma que no se hizo Zamora en la famosa hora y que no se puede desmantelar el Imperio Romano o matamos a la mujer de Pilatos, nos damos con un canto en los belfos si se filtra el dato a la opinión pública de que la CAV, a fin de cuentas, le debe a España un porrón de millones.

No se trata, pues, de “ir por el mundo vestido de inocencia perpetua”. De lo que se trata es, campaña electoral por medio o no, de no infamar al prójimo y de echar basuras sobre él para destacar la “limpieza” propia, que es lo que está haciendo Antonio Basagoiti, con la idea (torcida) a lo Von Clausewitz, de que esto es la guerra y en la guerra vale todo. La “guerra”, en todo caso, la tenemos con el nacionalismo, el criminal y el de baja intensidad, lo que parece habérsele esfumado de las meninges al político popular.

Huelga decir que no me tomo tus palabras y opiniones como dichas con ninguna acritud, pero de la misma forma que, con todo derecho, habéis criticado las palabras de CAPITÁN TRUENO, yo me he permitido situarlas en su marco, porque lo de Basagoiti, como mínimo, está muy, pero que muy feo.

No espero haber superado tus exigencias para decantar el sentido de tu voto (No sabes lo que me sorprendería haberlo hecho), pero sí haberte argumentado algo por encima de supuestos dogmas o asistencia del Espíritu Santo, que debe de tener un trabajo agotador porque no hay divinidad que haga carrera con nosotros, los humanos, todavía demasiado barro.

Un abrazo.